Análisis de un introito gregoriano

introitoEl introito es el canto que abre la misa gregoriana. La primera mención a este canto conservada procede de principios del siglo VIII, aunque también se ha citado al papa Celestino I (s.V) como artífice del mismo, al haber ordenado “el canto de salmos antifonales antes de las ofrendas de la misa”.

En este artículo aprenderemos a analizar un introito gregoriano, estudiaremos el sistema modal que los gobierna y tomaremos como ejemplo cuatro introitos tomados de las misas de Navidad, todos los santos y la Ascensión.

Estilo del introito

En efecto, el introito es un canto antifonal, pues en él la recitación de versículos se alterna con el canto de un estribillo (llamado antífona), como veremos en detalle más abajo.  El estilo de los introitos se ha denominado “neumático” (de “neuma”), para describir su carácter intermedio entre el estilo “silábico” (una nota por sílaba) y el “melismático” (algunas sílabas con muchas notas). En contraposición a ambos, el estilo “neumático” suele asignar grupos de 2, 3 y hasta 5 notas por sílaba, distribuidos a lo largo del texto de forma bastante regular.

Estilo silábico
Estilo neumático
Estilo melismático

Partes de un introito

Un introito se compone de las siguientes partes, separadas entre sí en las ediciones vaticanas mediante una barra doble de compás: 1) La Antífona (A), 2) el versículo (V), 3) el “Gloria patri” y 4) el “E u o u a e”, que es la abreviatura de las palabras “saeculorum. Amen”. Estas dos secciones finales son en realidad el inicio y la conclusión de la doxología menor (D), un texto fijo que se añade a menudo al final de la recitación de los salmos. En las ediciones vaticanas, el inicio del versículo se señala con el texto “Ps.” (de “salmo”).


Edición vaticana del introito “Dominus dixit ad me”, de la víspera de Navidad. La clave utilizada es la clave de Fa.

Introito – Dominus dixit ad me. La estructura adoptada en esta interpretación es A V D A.

Estas tres partes (A, V y D) se suelen disponer de las siguientes formas: Una más breve (A V D A), y otra algo más extensa (A V A D A). En tiempos más remotos, podían ser intercalados no uno, sino varios versículos de un salmo, en cuyo caso la disposición sería A V1; A V2… A Vn A D A.

Si nos fijamos en cada una de las partes, veremos que la antífona (A) presenta un carácter más melódico y responde perfectamente al estilo neumático. En algunos casos, es posible reconocer una cuerda de recitación o tenor (nota que se repite con cierta insistencia), en el ejemplo anterior, la nota Fa. En cuanto al versículo (V), consiste en una fórmula de recitativo de estilo silábico.

Versículo (recitativo)
Antífona (carácter melódico)

Estructura del versículo y la doxología

El versículo consta siempre de dos mitades llamadas hemistiquios (va y vb), la primera de las cuales presenta una línea ascendente y la segunda descendente. Cada una de estas mitades consta de tres partes: una fórmula inicial, una cuerda de recitación o tenor (nota repetida tantas veces como sea necesario según la longitud del versículo, en el ejemplo anterior, de nuevo el Fa) y una fórmula final. Así, podríamos establecer la siguiente estructura, donde la cuerda de recitación es la misma en ambos hemistiquios:

  • va = fai + cuerda de recitación + faf.
  • vb = fbi + cuerda de recitación + fbf.
Versículo (1er hem.)
Versículo (2º hem.)
Quare fremuérunt gentes,
et pópuli meditáti sunt inánia?
¿Por qué se han amotinado las naciones,
y los pueblos meditaron cosas vanas?

Si ahora nos fijamos en el “Gloria patri”, veremos que sus notas coinciden con las notas iniciales del versículo (fai), mientras que las del “E u o u a e” lo hacen con las finales (fbf). Esto es así porque las tres frases que componen la doxología (D:da db dc ) utilizan la misma fórmula de recitación del versículo, adaptada del siguiente modo:

  • da = fai + cuerda de recitación + faf (igual que el 1er hemistiquio).
  • db = fbi + cuerda de recitación + faf (inicio como el 2º hem. y final como el 1er).
  • dc = fbi + cuerda de recitación + fbf (igual que el 2º hemistiquio).
Doxología (1er hem.)
Doxología (2º hem.)
Doxología (3er hem.)
Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.
Sicut erat in principio, et nunc, et semper,
et in sæcula sæculorum. Amen.
Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.

Determinación del modo de un introito

Equivalencia de los neumas gregorianos.

Equivalencia de los neumas gregorianos.

El modo de un introito viene determinado, en primer lugar, por la nota final de la antífona (tónica), que coincide casi siempre con la nota final del versículo. Esta nota final puede ser Re (modos 1 y 2), Mi (modos 3 y 4), Fa (modos 5 y 6) o Sol (modos 7 y 8).

En segundo lugar, viene determinado por el ámbito de la melodía de la antífona: Si el ámbito de la melodía es agudo (se mueve principalmente en la octava situada por encima de la nota final), el modo es auténtico (modos impares); si el ámbito de la melodía es grave (se mueve por debajo y por encima de la nota final, pero sin sobrepasar una quinta), el modo es plagal (modos pares). De este modo, una antífona como la del ejemplo anterior, con final en Re y ámbito grave, se considerará del modo 2.

Las fórmulas de recitación de los introitos

entonandoMientras que las antífonas de los introitos son melodías individuales, las fórmulas de recitación utilizadas para entonar el versículo y la doxología son fórmulas estereotipadas. Existen ocho fórmulas distintas, una por cada modo, de tal forma que todos los introitos de un mismo modo utilizan la misma fórmula. La unificación de las fórmulas de recitación de los introitos -que en el canto romano debían ser más variados- tuvo lugar en la época carolingia.

Cada fórmula de recitación tiene una cuerda de recitación propia: La cuerda de recitación de los modos auténticos (impares) está situada una 5ª justa por encima de la nota final del modo, salvo en el caso del modo de Mi (modo 3), que la tiene una 6ª por encima (Do).

La cuerda de recitación de los modos plagales (pares) está situada una 3ª por encima de la nota final del modo en el caso de los modos de Re y de Fa (modos 2 y 6, respectivamente), y a una 4ª de distancia en el caso de los modos de Mi y de Sol (modos 4 y 8).

Las cuerdas de recitación de los versículos correspondientes a cada modo quedan así:

  1. Modo 1. Re auténtico, cuerda de recitación La.
  2. Modo 2. Re plagal, cuerda de recitación Fa.
  3. Modo 3. Mi auténtico, cuerda de recitación Do.
  4. Modo 4. Mi plagal, cuerda de recitación La.
  5. Modo 5. Fa auténtico, cuerda de recitación Do.
  6. Modo 6. Fa plagal, cuerda de recitación La.
  7. Modo 7. Sol auténtico, cuerda de recitación Re.
  8. Modo 8. Sol plagal, cuerda de recitación Do.
Modo va (1er hem.) vb (2º hem.)
Modo 1
Modo 2
Modo 3
Modo 4
Modo 5
Modo 6
Modo 7
Modo 8

Análisis de cuatro introitos

1. Dominus dixit ad me (misa nocturna del día de Navidad)

Introito – Dominus dixit ad me. Escrito en clave de Fa en 3ª línea. La nota final de la antífona es Re, y su ámbito (Do-Sol, una 5ª justa) grave, por lo que el modo es Re plagal (modo 2). En la antífona es perceptible una cuerda de recitación en Fa. La cuerda de recitación del versículo es Fa. La interpretación escogida en el vídeo dispone las partes así: A V D A.

2. Puer natus est (misa de la mañana del día de Navidad)

Introito – Puer natus est. Escrito en clave de Do en 3ª línea. La nota final de la antífona es Sol y su ámbito (Sol-Fa (7ª menor), por lo que el modo es Sol auténtico (modo 7). En la antífona es perceptible una cuerda de recitación en Do. La cuerda de recitación del versículo es Re. La interpretación escogida en el vídeo dispone las partes así: A V D.

3. Gaudeamus omnes (misa de la festividad de todos los santos)

Introito – Gaudeamus omnes. Escrito en clave de Do en 4ª línea. La nota final de la antífona es Re y su ámbito (Do-Do, una 8ª) agudo, por lo que el modo es Re auténtico (modo 1). No es perceptible ninguna cuerda de recitación en la antífona. La cuerda de recitación del versículo es La. La interpretación escogida en el vídeo dispone las partes así: A V A. A destacar que los intérpretes del vídeo no entonan los bemoles (Si bemol) escritos en la partitura.

4. Viri Galilaei (misa del día de la Ascensión)

Introito – Viri Galilaei. Escrito en clave de Do en 3ª línea. La nota final de la antífona es Sol y su ámbito(Fa-Fa, una 8ª justa) aguda, por lo que el modo es Sol auténtico (modo 7). En la antífona es perceptible una cuerda de recitación en Do. Cuerda de recitación (Re). Ámbito (Fa-Fa, una 8ª justa). Orden (A V D A). Observa que la fórmula melódica empleada en el versículo de este introito es idéntica a la del introito “Puer natus est”. Los introitos que tienen la misma nota final y cuerda de recitación utilizan siempre fórmulas de recitación idénticas.
Anuncios

12 comentarios

  1. Muchisimas gracias , es un lujo realmente . Un privilegio poder contar con este blog . Gracias por su GENEROSIDAD ..un abrazo grande !!

  2. Muy agradable de escuchar esta música tan relajante. La pena es que la centralización que supuso el canto gregoriano hizo desaparecer la pluralidad de cantos liturgicos que había, auqneue tengo entendido que algunos, como el mozárabe o el gálico sobrevivieron en parte.

    También tengo entendido – quizá esté equivocado – que el gregoriano tiene su origen en cantos litúrgicos hebreos y que en un principio hubo voces que quisieron prohibir la música. ¿Es cierto?

    Gracias y enhorabuena porel nuevo formato. Es más legible que el anterior.

    Regí

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.