Un rondeau de Guillaume d’Amiens (análisis)

Guillaume d'Amiens - RondeauLa consolidación de las formas fijas troveras -como el rondeau, la balada o el virelai- a lo largo del siglo XIII se corresponde con un proceso análogo de consolidación de la profesión de músico en el París de la misma época. Si tradicionalmente el músico profesional -el juglar– había sido insistentemente demonizado como parásito social e incitador de las bajas pasiones, esta época verá su ingreso en la sociedad urbana a través de las estructuras gremiales a cambio de la aceptación de unos códigos de conducta.

Así, el estatuto aprobado en 1321 para los juglares y ministriles que ejercieran su profesión en París en el seno de la Confrérie de Saint-Julien des ménétriers (gremio de ministriles de San Julián) establecerá 11 reglas que incluyen, entre otros, no abandonar los festejos antes de que hayan acabado, no enviar suplentes a los servicios musicales, o no hacer publicidad de sí mismos en las tabernas.

Para ingresar en el gremio, el músico debía ejercer como aprendiz bajo la supervisión de un miembro. Al cabo de los seis años, el aprendiz debía superar una audición frente a un jurado de maestros. Las reglas del gremio parisino serían extendidas a toda Francia en el año 1407.

Guillaume d’Amiens – Rondeau “Ses tres dous regars” [ca.1300]

Guillaume d’Amiens (o Guillaume “el pintor”) fue un trovero y pintor de la ciudad de Amiens que vivió a finales del siglo XIII. Conocemos su música a través de un cancionero de Arras (manuscrito Latin 1490, Biblioteca Apostolica Vaticana). Su obra conocida comprende 8 rondeaux monódicos, 2 chansons d’amour y un virelai, así como otros cuatro poemas que han llegado hasta nosotros sin su música.

El rondeau “Ses tres dous regars” pertenece al tipo más sencillo de este tipo de estrofas, en el que cada frase musical coincide con un solo verso: el triolet. Desde el punto de vista literario presenta un carácter arquetípico, referido al amor cortés en el rol de amante suspirante (fenhedor). El texto del poema de Guillaume d’Amiens dice así:

Ses tres dous regars
M’a mon cuer emblé.
Ce n’est mie a gas
Ses tres dous regars
Elle m’ocirra
se li viegne a gré.
Ses tres dous regars
M’a mon cuer emblé:
Su dulcísima belleza
me ha robado el corazón:
No hablo en broma,
-su dulcísima belleza-
Ella me mataría
si ello fuera de su agrado.
Su dulcísima belleza
me ha robado el corazón.

Análisis musical

Este rondeau monódico evoca aún en su simplicidad el origen popular (popular urbano, si se prefiere) de esta forma musical. En efecto, el rondeau surge como extensión de la forma cansó trovadoresca (A A B) a un formato de alternancia grupo-solista de carácter bailable. Este formato consistiría en la repetición de un estribillo fijo (A B) por parte del grupo, mientras un solista incorporaría en cada estrofa nuevos versos con las mismas rimas y melodía (a b), según este plan:

Grupo: A B (estribillo)

Solista: a – Grupo: A

Solista: a b – Grupo: A B (estribillo)

De lo cual resulta la forma AB a A ab AB característica del rondeau monoestrófico que conocemos gracias a los troveros.

La brevedad y concisión de este rondeau lo sitúa a leguas de distancia de los compuestos por los polifonistas a lo largo de los siglos XIV y XV. “Ses tres dous regars” está en una tonalidad de Do que podríamos considerar “moderna”, no solo en cuanto establece como tónica (o final) una nota ajena al sistema modal gregoriano, sino que además alterna como finales de las secciones las notas Sol y Do, respectivamente. Esta alternancia de finales -Sol y Do- confiere a las frases A (Sol) y B (Do) el carácter complementario (abierto-cerrado o ouvertclos) que había sido ya característico de las formas trovadorescas.

También son características la regularidad de las frases así como el ritmo ternario y la figuración típicas de la notación prefranconiana.

A – Ses tres dous regars
B – M’a mon cuer emblé.
a – Ce n’est mie a gas,
A – Ses tres dous regars,
a – Elle m’ocirra
b – se li viegne a gré.
A – Ses tres dous regars
B – M’a mon cuer emblé.
gamiens

Transcripción en notación moderna de John Stevens (Words and Music in the Middle Ages, Cambridge University Press, 1986)

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s