Alan Lomax y el proyecto cantométrico

El etnomusicólogo y etnógrafo Alan Lomax.En este artículo abordamos el ámbito que en esta web hemos denominado Primera Edad de la música. Es decir, el de las músicas de tradición oral desarrolladas a lo largo y ancho del mundo en ausencia de la existencia de notación musical o de las modernas tecnologías del sonido, y que han ido desapareciendo a un ritmo escalofriante durante el siglo XX bajo el efecto de la globalización y la producción musical a escala industrial propias de nuestro tiempo.

Abordamos este apasionante recorrido asistidos por el proyecto cantométrico de Alan Lomax -uno de los más grandes hitos de la etnomusicología del siglo XX- y de la valiosísima recopilación de registros musicales realizada por Peter Kennedy -colaborador de Lomax- para ilustrar las técnicas empleadas en dicho estudio y para formar a los etnomusicólogos en el dominio de dichas técnicas.

El proyecto cantométrico

Distribución geográfica de un determinado parámetro musical.

Distribución geográfica del parámetro Organización social de grupo vocal, según el estudio cantométrico.

El estadounidense Alan Lomax impulsó en los años 1960 el que puede considerarse el proyecto etnomusicológico más ambicioso de la historia de esta disciplina. El proyecto cantométrico -así fue bautizado- intentaba dar respuesta a la cuestión que se había erigido en la piedra de toque de la moderna etnomusicología: La dependencia entre música y sociedad. Una dependencia puesta en evidencia una y otra vez por los etnomusicólogos pero que carecía de un marco teórico general, así como de herramientas científicas que la demostrasen o cuantificasen.

Este proyecto se inscribe también en un giro copernicano operado por la disciplina con respecto a la etnomusicología tradicional europea (la autodenominada “musicología comparada”), centrada en la evaluación de características estrictamente musicales (escalas, transcripción, instrumentos, formas musicales, etc.) y sutilmente sesgada por una visión eurocéntrica de la cultura. Este nuevo giro pondrá el énfasis en la contextualización de la música en su propia cultura y en su inscripción en su entramado social, descubriendo así los valores que hacen única y singularmente valiosa cada una de las músicas del mundo.

Se trata de un enfoque animado por la creciente sensibilidad de ciertos sectores de la sociedad estadounidense hacia la situación de discriminación de las minorías étnicas, y su disposición a superar las políticas de segregación racial y a reconocer sus valores culturales. No en vano, como explica Lomax en su exposición de resultados del estudio cantométrico (Folk Song Style and Culture, 1968), el estudio de las culturas no occidentales “debería servir [aparte de su contribución a las ciencias sociales] como puente de dignidad y continuidad para las gentes de una cultura determinada en su arrastre por las corrientes de cambio que les conducirán a un futuro desconocido”.

Economía, sociedad, género… música

El raga indio no es

Las grandes civilizaciones orientales, desde el Islam hasta el Extremo Oriente, han producido sofisticadas tradiciones de canto solista.

El proyecto cantométrico estudiará un conjunto de 37 parámetros musicales de un total de 233 culturas de los cinco continentes, a través de una muestra final de hasta 2300 canciones. Estos 37 x 2300 datos serán correlacionados con una lista aún mayor de parámetros sociales, económicos y culturales registrados en otro ambicioso proyecto antropológico -el atlas etnográfico de George P. Murdock-, utilizando para ello la potencia de cálculo desarrollada por las modernísimas computadoras de segunda generación.

Los parámetros antropológicos que adquirieron relevancia tras su correlación con los parámetros musicales incluyeron áreas como la actividad económica (agricultura, caza, pastoreo, etc.), la organización política, la estratificación social, la severidad de las costumbres sexuales, la igualdad/desigualdad entre hombres y mujeres, y el grado de cohesión de la sociedad.

Los parámetros relativos al estilo musical incluyeron aquéllas variables sonoras que, según Lomax, “evidencian los mecanismos de control que rigen el acto musical en el seno de una sociedad”, entendido el acto musical como “un sistema de comunicación extremadamente redundante y formalizado” que exhibe unos rasgos “fuertemente característicos […] en términos de comparación con otros”. Estos parámetros cuantificaban aspectos como la organización del grupo vocal e instrumental, la cohesión (afinación, empaste, ritmo, etc.) vocal e instrumental, el peso del componente textual, la complejidad melódica, la ornamentación y la emisión vocal.

La correlación entre los parámetros de ambos tipos reveló la fuerte dependencia existente entre los rasgos musicales y las bases productivas, políticas y culturales de una determinada sociedad.

La organización social del grupo vocal

Canción de trabajo: La canción ha servido como una herramienta de coordinación del trabajo.

Canción de trabajo: La canción ha servido como una herramienta de coordinación del trabajo. El canto grupal está ligado a culturas igualitarias.

La amplitud y complejidad del proyecto cantométrico impide un resumen satisfactorio del mismo en una sola entrega. Por ello, en este primer artículo repasaremos a modo de introducción el primero de los 37 parámetros socio-musicales contemplados en este estudio: La organización social del grupo vocal.

Como explica Alan Lomax, se trata probablemente del más crucial de todos ellos, si tomamos uno por uno de forma independiente. Este parámetro indica cómo se conforman y organizan los grupos vocales dentro de un sistema de costumbres y de valores determinado que incluyen aspectos sociológicamente tan relevantes o definitorios como son el liderazgo (o su ausencia), la jerarquía, la cooperación o el individualismo de sus componentes. La organización del grupo vocal fue cuantificada en nueve niveles, cada uno de los cuales implica un grado creciente de complejidad en el modo en el que los participantes se integran en un grupo.

La escala se inicia en el nivel más bajo de integración (solista) y aumenta según las partes vocales son más independientes y están más estrechamente integradas entre sí. Para Lomax, el concepto “grupo vocal” es aplicable incluso al canto solista, dado que en este caso se presupone la existencia de un grupo que, o bien debe permanecer en silencio escuchando al solista, o bien constituye el sustrato a partir del cual el solista ha adquirido su lenguaje musical. En sentido inverso, incluso el grupo vocal más igualitario posible implica siempre la existencia de algún tipo de liderazgo, aunque sea compartido o difuso.

Los nueve niveles de organización social

Para la síntesis y ordenación de los nueve niveles de integración se tuvieron en cuenta dos variables principales: 1) El predominio del solista frente al grupo, y 2) El tipo de organización dentro del grupo. Del cruce de estas dos variables y su ordenación se obtuvieron seis de los nueve niveles de organización social enumerados más abajo, ordenados de más simple a más complejo:

  1. Canto solista.
  2. Alternancia de solistas.
  3. Unísono colectivo.
  4. Alternancia solista-grupo.
  5. Alternancia grupo-grupo.
  6. Entrelazamiento polifónico.

El cruce de datos reveló una llamativa dependencia del primer parámetro con respecto al género. Así, el canto solista -o con liderazgo de un solista sobre el grupo- se reveló dominante en las sociedades en las que los hombres controlaban los medios de producción, mientras que el canto grupal -o sin solistas destacados- aumentaba su cuota en aquéllas en la que las mujeres controlaban dichos medios en mayor medida.

En cuanto al tipo de organización dentro del grupo, el estudio demostró una fuerte dependencia con respecto a factores de tipo económico. Así, y tal como veremos en los ejemplos musicales siguientes, el tipo más cohesivo (entrelazamiento) se demostró más frecuente en tribus acéfalas basadas en sistemas productivos poco complejos -principalmente recolectores-, mientras que el tipo más simple de coordinación (unísono) resultó especialmente relevante en pequeñas sociedades agrícolas sin ganadería mayor.

Al avanzar el estudio cantométrico Lomax planteó la necesidad de distinguir un nuevo y enigmático nivel (Polifonía descoordinada) y desglosar dos de los niveles (Alternancia solista-grupo y Alternancia grupo-grupo) en otros dos, de modo que se tuviera en cuenta si en la alternancia se producían o no solapamientos entre las partes, pues el solapamiento se reveló como una forma más cohesiva de organización social con respecto a la alternancia simple. Al correlacionar los datos, la alternancia con solapamiento resultó un rasgo típico de grandes sociedades agrícolas con ganadería mayor y un sistema productivo complementario, mientras que la alternancia sin solapamiento lo fue de sistemas productivos complejos, especialmente los basados en la agricultura con arado.

Los nueve niveles resultantes fueron, finalmente:

  1. Canto solista.
  2. Alternancia de solistas.
  3. Unísono colectivo.
  4. Polifonía descoordinada.
  5. Alternancia solista-grupo.
  6. Alternancia grupo-grupo.
  7. Alternancia solista-grupo con solapamiento.
  8. Alternancia grupo-grupo con solapamiento.
  9. Entrelazamiento polifónico.

Repasamos a continuación, con ejemplos, los nueve niveles de organización social del grupo vocal.

1. Canto solista (solo)

Mozambique, Tete province, Muchamba villageEl canto solista es el estilo de canto más común de todos, y el único que se extiende a lo largo de todas las culturas del planeta. Es el que demanda un grado de organización social del grupo vocal más bajo, en cuanto que no hay partes entre las cuales establecer jerarquía o mecanismo de coordinación alguno.

El canto solista es la forma de organización vocal más universal de las nueve, aunque el estudio cantométrico reveló su centralidad en las culturas en las que los hombres dominan los medios de producción.

EJEMPLOS MUSICALES

África (Sudáfrica, Shona). Pueblo Shona, pastores y cultivadores de una nación de más de un millón de miembros. Solo infantil, acompañado por una mbira.
Asia central (Kazajstán). Antiguo enclave de un imperio fundado por pastores. Estilo bárdico: estrófico, textual, preciso y ornamentado, con voz tensa y áspera y acompañamiento de laúd.
Australia (Tierra de Arnhem). Recolectores nómadas de la Edad de piedra, organizados en clanes liderados por el miembro más anciano, y vivificadores de complejos rituales. Solo masculino acompañado de palos.
Europa del Norte (Inglaterra). “The Tavern in the Town”. Estilo típico de Europa del noroeste: canto estrófico, solista y con letra.

2. Alternancia de solistas (one soloist after another)

coreaLa alternancia de solistas ocupa el segundo puesto en complejidad del parámetro Organización social del grupo vocal, en la medida en la que atañe solo a dos personas e implica un tipo de organización especialmente simple: Un solista da paso al otro, y viceversa.

Este sistema combina el canto solista -predominante en economías dominadas por hombres (caza, pesca, agricultura con arado)- con el canto en alternancia, característico de sistemas productivos complejos, especialmente de la agricultura con arado.

EJEMPLOS MUSICALES

América del Norte (Virginia). Dueto de cortejo, en estilo de “debate” o “discusión”, popular antaño en la cultura europea. Hombre y mujer con guitarra.
Asia oriental (Japón). Japón es un bastión de las antiguas civilizaciones orientales basadas en el regadío, las grandes ciudades, el poder centralizado y la sumisión de la mujer. Dos cantantes femeninas acompañadas por un samshin.
Europa del Sur (España). Los cultivadores de trigo y pastores castellanos con una cultura individualista y monógama han creado más baladas que ningún otro pueblo de Europa. Antiguo romance con abundante ornamentación.
Europa del Sur (Sicilia). Los porteadores de sal sicilianos conservan la costumbre de rimar sobre los fardos que transportan desde los tiempos de la esclavitud romana, cantando con voz fuerte, forzada y nasal, con intervalos amplios, ritmo libre y mucho texto.

3. Unísono colectivo (social unison)

bulgariaEl unísono colectivo se refiere no solo al canto grupal en unísono estricto, sino también al canto en el que todas las voces cantan llevando el mismo ritmo (homofonía). En la escala cantométrica, este estilo aparece como el primer canto grupal en orden de complejidad, quizá por el hecho de que el tipo de coordinación social que implica es bastante simple: todos los miembros del grupo cantan a la vez, de modo que, aunque la cohesión del grupo es máxima, la independencia de las partes es mínima.

El canto grupal sin líderes está también muy extendido por todo el mundo, aunque es especialmente relevante en las sociedades pequeñas en las que la mujer ocupa un peso importante en la actividad económica, pero es más prominente en pequeñas sociedades tribales, especialmente entre cultivadores sin ganadería mayor.

EJEMPLOS MUSICALES

América del Norte (Indios Pueblo, Taoso). El unísono colectivo es la forma más común para coordinar el canto, el baile o el trabajo en grupo. Es el más frecuente en las pequeñas sociedades acéfalas de América y Oceanía, como es el caso de los Indios Pueblo.
Europa central (Norte de Italia, Alpes). Los Alpes italianos exhiben una tradición coral que se extiende por el Tirol y Austria y que incorpora como folclore propio los mismos elementos melódicos y armónicos de la tradición clásica europea. Este grupo de aldeanos improvisan una serie de cortas melodías denominadas villanelli.
Europa del Este (Bulgaria). Un sexteto de voces mixtas especializadas interpretan un Koledo (villancico de orígenes probablemente pre-cristianos) empleando un estilo armónico que podría tener un origen urbano.
Europa del Este (Rusia central). Una iglesia Molokan entona un himno protestante en el estilo coral diferenciado del de Europa central. Por un lado, es explícito (enunciación precisa y muchas palabras). Por otro, es muy cohesivo, con voces anchas, bien empastadas tímbrica y tonalmente.

 4. Polifonía descoordinada (discoordinated)

Jivaros del AmazonasLa polifonía descoordinada es una de las formas de organización social más sorprendentes de las recogidas en el estudio cantométrico. Se trata de un tipo de polifonía casual en la que cada individuo del grupo parece obrar al margen de los demás, produciendo una especie de hormigueo sonoro. La cualidad “polifónica” del resultado apunta a un modelo de organización menos simple que el unísono social, aunque la ausencia de reglas estrictas sitúa a este modelo de organización social por detrás de las formas de alternancia y -aún más- de la polifonía entrelazada del nivel superior.

El estudio cantométrico asocia este tipo de canto grupal a tribus igualitarias con culturas individualistas y no solidarias, predominantemente cazadoras o pescadoras.

EJEMPLOS MUSICALES

América del Sur (Jívaros, Amazonia interior). Este balbuceo colectivo de partes descoordinadas en este ritual de tzantza (reducción de cabezas) refleja el carácter difuso e individualista de esta sociedad de cazadores.
Asia oriental (Ainu). Grabado durante un ritual totem del oso de los Ainu, pueblo paleo-siberiano de estructura social acéfala, no estratificada, no-solidaria y basada en la caza y la pesca. Una interpretación repetitiva, borrosa, rítmicamente libre, con voces ásperas y nasales totalmente individualizadas en un estilo no unificado con mucho golpe de glotis y trémolo.
América del Sur (Iawa, Amazonia interior). Los Iawa son una pequeña tribu no centralizada, no estratificada, seminómada, no solidaria y que complementan la pesca con la agricultura menor. Es una canción mágica de pesca.
África ecuatorial (Bantú). Los Topoké son una tribu escasamente centralizada, recolectores de la jungla que habitan el norte de la meseta congoleña. Las mujeres Topoké realizan su tradicional obligación de llorar a los muertos, cada una a su aire.

5. Alternancia solista-grupo (simple alternation leader-group)

hebridasEsta forma de organización vocal incluye todas las formas de alternancia entre un solista y un grupo vocal. En este tipo, la alternancia entre cada parte está perfectamente separada, aunque solo sea por una breve pero perceptible pausa. El grupo puede repetir la frase musical del líder, o bien responder con una frase musical distinta. También es posible que el líder forme también parte del coro. En algunos casos, la alternancia entre líder y grupo puede mantenerse durante toda la canción, mientras que en otros casos basta con que el solista dé la entrada al coro.

La alternancia entre partes fue reconocida por Lomax como el estadio más simple de polifonía entrelazada, como el extremo inferior de un continuo que culmina en el momento en que las partes independientes concurren progresivamente de forma más superpuesta. La alternancia con claras divisiones entre las partes es típica de los sistemas productivos complejos, especialmente los basados en la agricultura con arado.

EJEMPLOS MUSICALES

Europa del Norte (Escocia, Hébridas). Una Waulking song (canción de limpieza de la lana). Alternancia sin solapamiento, incluso con una corta pero respetuosa pausa entre el líder y el coro.
América del Norte (Canadá francófono). Estas granjeras cantan en el típico estilo de las sociedades europeas occidentales, centralizado, estratificado, urbanizado, de economía de granja no complementaria, no solidaria, mixta e intensiva. El canto es estrófico, textual, preciso, intermitentemente áspero y nasal, sin acompañamiento, métricamente regular y de unísono bastante individualizado.
Africa (Nilotes, Luo). Los Luo son un pueblo Nilote de pastores de ganado y agricultores que viven en pequeñas aldeas en Kenya. Los sacos se arena apostados en una roca del lago impiden pasar a los peces de los que se alimentarán. La canción se acompaña con campanas atadas a los pies.
Asia del Sur (India, Benares). Canción religiosa folclórica Hindi sobre Krishna y su amor por la lechera Radha, en el energético estilo de un coro masculino.

6. Alternancia entre grupos (simple alternation group-group)

Campesinas balcánicasEs la forma de organización vocal basada en la alternancia sin solapamiento entre dos grupos vocales. Estos dos grupos vocales pueden ser similares o completamente asimétricos (por ejemplo, uno puede constar de dos personas y el otro de un gran coro), con tal de que sus intervenciones estén claramente separadas. Al igual que en el caso anterior, uno de los grupos puede ser un subconjunto del grupo más grande.

La interpretación coral ocupa un lugar prominente allí donde las mujeres ocupan un papel dominante en el sistema productivo, mientras que la alternancia sin solapamiento lo es de sistemas productivos complejos.

EJEMPLOS MUSICALES

Europa central (Asturias). La danza prima es un ejemplo de la antigua balada danzada, en la que toda la comunidad une sus manos y danza en estilo procesional por las calles cantando hechos heroicos de las guerras contra los moros.
Europa del Este (Coro folclórico estatal de Siberia). El coro canta un arreglo de una canción campesina rusa. Las villas agrícolas de economía comunal y complementaria del Este de Europa favorecieron este estilo textual, preciso, estrófico, contundente, de métrica regular, con voces anchas y estilo polifónico altamente unificado.
Balcanes (Montenegro). Se trata de una cultura de pastores de montaña y pequeños agricultores y granjeros, habitantes de la frontera de un Imperio. Una sociedad estratificada, pero de economía solidaria y complementaria. Es una canción de danza en la que la las chicas retan a los chicos a atraparlas.
África del Este (Topoké). Esta canción celebra el retorno de una joven madre a la aldea desde la cabaña de aislamiento en la que ha dado a luz al bebé. Este tempo frenético es típico de esta región de África.

7. Alternancia líder-grupo con solapamiento (overlapping alternation leader-group)

cerdeñaLos sistemas de organización vocal basados en la alternancia de solistas o grupos vocales fueron contemplados en un primer momento por Alan Lomax como una misma clase. Solo el avance en el estudio cantométrico reveló la importancia de la distinción entre la alternancia claramente delimitada y la solapada. Es decir, aquélla en la que el grupo o solista inicia su intervención antes de que termine el anterior. Como hemos dicho más arriba, el solapamiento se revela en esta serie como es eslabón inmediatamente anterior a la polifonía entrelazada.

El solapamiento de las partes es más frecuente en culturas poco estratificadas donde los líderes políticos y la gente aún mantienen un contacto diario. Dentro de éstas, lo es de forma destacada en sociedades agrícolas con ganadería mayor y un sistema productivo complementario. Se trata de un rasgo muy característico de África.

EJEMPLOS MUSICALES

Afro-America, (Islas Bahamas, Andros). Este grupo de afroamericanos de las Bahamas solapan sus intervenciones en una balada que cuenta la pérdida del buque Pretoria en un huracán.
África del Oeste (Senegal, Wólof). La cultura wólof está basada en la ganadería vacuna y una agricultura primitiva. Ésta es una canción de alabanza de tipo sudanés del oeste, con un 50% de repetición, enunciación moderada, algunas dosis de ritmo libre, estilo de letanía, y voces ásperas bastante individualizadas, a menudo en textura polifónica.
África (Bantú central). Canción danzada del pueblo Nsege, plantadores de maíz y ganaderos vacunos que viven en una sociedad moderadamente centralizada, estratificada y complementaria. Líder femenina y grupo mixto con tambores.
Europa del Sur (Norte de Cerdeña). Los pastores montañeses de ciertas áreas preservan rasgos de una antigua cultura, incluyendo su exclusivo estilo polifónico con voces metálicas.

8. Alternancia entre grupos con solapamiento (overlapping alternation group-group)

bulgaroLos sistemas de alternancia grupal con solapamiento ocupan el penúltimo nivel entre los de más alto grado de integración. Por regla general, en este nivel los grupos presentan pocas diferencias de tamaño, aunque hay excepciones.

Como hemos visto, la interpretación grupal ocupa un lugar prominente allí donde las mujeres ocupan un papel importante en el sistema productivo, mientras que el solapamiento de las partes se impone en las grandes sociedades agrícolas con ganadería mayor y sistemas productivos complementarios.

EJEMPLOS MUSICALES

Europa del Este (Cáucaso, Dagestán). Dos coros masculino y femenino se solapan en un estilo armónico que es tradicional en este valle montañoso, refugio de una civilización antigua.
Europa del Este (Bulgaria, Rhodope). Una danza en cadena en la que participa todo el pueblo en una variante regional del estilo europeo oriental: letanías con amplios intervalos, cantadas con una enunciación precisa, alguna repetición, metro regular, dinámica moderada y mucha coordinación polifónica.
Polinesia (Isla de Cook). Los habitantes de esta isla viven de la horticultura y la pesca marina. Esta cultura complementaria, algo estratificada se refleja en la interpretación muy integrada de canciones coreografiadas con voces enérgicas y anchas.
África del Este (Bantú de las tierras altas de Kenya). Los Meru son un pueblo de pastores de montaña y agricultores, vecinos de los Kikuyu. Se organizan en torno a pequeños caciques. Interpretan aquí una canción acerca de una redada de ganado.

9. Entrelazamiento polifónico (interlock)

pigmeo

El entrelazamiento se refiere a una textura en la que el grupo se divide en dos o más partes distintas rítmicamente pero complementarias desde el punto de vista melódico, y en el que además todas sus partes son igualmente importantes. No es necesario que las partes sean individuales, pudiendo ser duplicadas por uno o más cantantes al unísono o a la octava. La impresión global es la de un conjunto de individuos interactuando entre sí activamente para crear una textura homogénea.

El entrelazamiento es el sistema de organización que requiere un mayor grado de integración entre sus componentes, en la medida en la que exige un encaje perfecto de varias partes vocales completamente independientes, y es especialmente frecuente en tribus acéfalas de sistemas productivos poco complejos -principalmente recolectores-.

EJEMPLOS MUSICALES

África central (Selva ecuatorial, Pigmeos Mbuti). La sociedad del pueblo Mbuti está basada en la igualdad, la ausencia de autoridad, la solidaridad y la complementariedad, la cual parece un resto superviviente de uno de los más antiguos sistemas sociales humanos. Su música vocal se caracteriza por un ajustado tejido de pequeñas partes entrelazadas.
África central (Pigmeos Mbuti) Los Mbuti tratan a sus hombres, mujeres y niños por igual. Su igualitarismo social queda reflejado en el modo en que se organizan vocalmente, en cuyo contrapunto todas las intervenciones tienen a ser breves y de igual importancia.
África del Oeste (Kpelle). Los Kpelle son una sociedad complementario, modestamente estratificada de cerealistas de Liberia. Esta canción (de influencia pigmea) sirve para cortar matorrales.
Europa del Este (Cáucaso, Georgia). Georgia es una región encerrada entre montañas que ha conservado tradiciones muy antiguas que incluyen este contrapunto canónico con un solista que canta en estilo yódel.
Anuncios

5 comments

  1. Felicitaciones. Me he quedado maravillado. No todo es Beethoven o Mozart, el rock o el pop. En el mundo hay un sinfín de músicas que están desapareciendo. Lo mismo que hay un montón de lenguas a las que les sucede lo mismo. Con la globalización no se hace sino acelerar el proceso. Todos comiendo hamburguesas, bebiendo coca-cola y escuchando la misma música.

    La música forma parte del ser humano. Es inseparable de él. Todos los pueblos crearon la suya, su lengua y su religión. Eso no une a todos los seres humanos en lugar de separarnos como piensan algunos y defienden a a capa y espada. Cada vez que desaparece un pueblo autóctono del Amazonas o de cualquier otro lugar, la humanidad se empobrece. Con ese pueblo desaparece su cultura y todo lo que creó. Esto no es progreso, a no ser que progreso sea sinónimo de uniformización, de pobreza cultural y de dominación. Las multinacionales farmacéuticas – segunda empresa mundial después de las armas – saben que los pueblos indígenas descubrieron remedios medicinales provenientes de la naturaleza. Estas empresas los patentan y fabrican medicinas que venden muy caras porque son efectivas y no existían en Occidente. En arte sucede algo similar en el sentido de buscar inspiración fuera del ámbito europeo. Picasso buscó inspiración en el arte negro africano ancestral. Buscaba algo que hemos perdido: la originalidad. Este conocimiento influyó en la creación de modelos y escuelas consideradas vanguardistas. Curioso – o no tanto – que lo “vanguardista” deba tanto a lo “tradicional”, es decir, lo internacional o cosmopolita a lo local. No solo pasó esto en las artes plásticas, sino también en música. Al escuchar los ejemplos musicales aportados, me ha venido a la mente el trabajo de investigación folclórica de Bartok entre otros, y el de Debussy y la influencia vital que tuvo en su música algo tan lejano y desconocido para el europeo como el gamelán de javanés en Indonesia. Cuando el arte occidental entra en crisis de creación mira hacia lo “exótico”, que no es más que lo “local” de otros lugares. Como dije en alguna ocasión en otro lugar y me valió el rechazo agresivo de una verdadera jauría, estoy convencido de que lo local es universal porque existe una unidad universal del ser humano. Un neoyorquino con su cultura no es más universal que cualquier habitante de este planeta.

    Wagner también pensaba lo mismo. Lo deja bien claro en sus escritos teóricos del 49-51 y otros, como en “¿Qué es lo alemán?” o “La ópera alemana”. El arte auténtico es el que parte de cada pueblo. El ejemplo que toma Wagner es bien claro: no hay tradición cultural que sea al tiempo más local y universal como la de los antiguos griegos. De hecho, su concepción de obra de arte del futuro se basa en sus presupuestos. Lo griego es griego y universal. Todas las culturas lo son en realidad. Que se extingan es un empobrecimiento general para todos los seres humanos.

    No todos piensan así. No hace mucho, un profesor de conservatorio me confesó que creía en el “darwinismo cultural” – suena a otros darwinismos de carácter totalitario – Según él, las culturas que no pueden “competir” deben desaparecer y su espacio ser ocupado por las culturas dominantes. Este señor asegura que es “cosmopolita”, “universalista” y muy “moderno”. Realmente, a pesar del tinte progresista que pretende dar como enemigo acérrimo de los que “se miran el ombligo en su terruño”, a mí se me antoja que su postura es reaccionaria e imperialista, una muestra de la superestructura ideológica del neoliberalismo que – según él – tanto detesta. Yo reivindico al campesino que canta una canción popular de sus ancestros en su lengua y de acuerdo con sus características estéticas. No comprendo por qué debe desaparecer. No será “comercial”, pero es auténtico.

    Trabajo con niños de países de todos los continentes que suelen proceder de medios agrarios. Es una gran alegría y placer escucharlos cantar canciones de su país. Una manera de comunicación que está por encima de la lingüística en un inglés que chapurrean torpemente. A veces es la única manera de ponerse en contacto con ellos. La música tiene algo mágico que nos une. No importa su origen o la “categoría” que se le atribuya.

    Aquí tenemos un ejemplo de gamelán maravilloso, tan moderno como anclado en las tradiciones propias.

    Vaya, me he excedido, pero lo escrito ha sido fruto de la lectura de este excelente articulo. Te animo a seguir por ese camino. Hay otras músicas que forman parte del patrimonio cultural de la humanidad y merecen ser conocidas.

    1. Muchas gracias por compartir de forma tan generosa tu experiencia vital y tu sensibilidad musical incluso hacia músicas tan desconocidas como las que aquí aparecen, y que yo reconozco desconocer en tanta medida como cualquiera de los lectores.

      Un reputado etnomusicólogo (Jeff Todd Titon) se refiere precisamente como “ecosistema” al medio en el que se desarrollan (nacen, crecen, se fertilizan mutuamente y mueren) las músicas. En este sentido, es innegable la existencia de una “selección natural” musical.

      Lo que es infantil es celebrar dicho fenómeno como si fuera una especie de providencia, pues que unas músicas provoquen la extinción de otras tiene poco de providencial. Quizá en el siglo XIX los estetas del colonialismo creyeron en la “superioridad” de la música europea porque parecía ser la única capaz de poner en apuros a determinadas tradiciones locales.

      Pero si contemplamos en actual escenario, en el que la música producida industrialmente no solo ha acabado con miles de tradiciones locales, sino que también está conduciendo a la gran tradición clásica europea a los márgenes de la supervivencia (y con respiración asistida), tendríamos que reconocer la fragilidad de aquella supuesta “superioridad ” y ensalzar al mismo tiempo a Pitbull y a Lady Gaga como los nuevos mesías musicales de nuestra era.

      Resumiendo. Una cosa es reconocer el darwinismo como un elemento configurador de la realidad musical, y otra cosa muy distinta es considerarlo como un criterio de valor. De hecho estamos avanzando de forma sostenida desde hace décadas a un ecosistema sonoro cada vez más uniforme y masificado, y difícilmente puede argumentarse que eso enriquezca nuestra cultura, sino todo lo contrario. Y eso, al margen de la calidad que queramos otorgar a Pitbull y Lady Gaga.

      Un fuerte abrazo.

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s