Una balada de Guillaume de Machaut (análisis)

Guillaume de Machaut, autor de la ballade La balada (o ballade) e una forma poética con estribillo derivada de la forma chanson o Bar (AAB), una de las tres formas fijas troveras (las otras son el rondeau y el virelai), y la que mantuvo un perfil más “culto” y sofisticado de las tres. El periodo de esplendor de la balada cubre los siglos XIV y XV, y encuentra en Guillaume de Machaut a su cultivador más prolífico y reconocido.

Guillaume de Machaut – Ballade “Dame, ne regardes pas” [ca.1350]

Guillaume de Machaut es el compositor mejor documentado de toda la Edad Media. De él no solo conocemos bastantes datos relevantes de su biografía, sino que conservamos más obras musicales que de cualquier otro compositor medieval, lo cual es una muestra del enorme grado de reconocimiento que alcanzó en su día. Su obra -poética y musical- ha quedado recogida en siete manuscritos conservados en la Biblioteca Nacional de París. Estos manuscritos contienen, entre otros, 19 lais, 42 baladas, 21 rondeaux y 33 virelais puestos en música, y muchos otros poemas (hasta alcanzar los 400) sin ella.

Esta balada en tres estrofas trata un tema arquetípico del amor cortés importado de la lírica trovadoresca, en el que el poeta adopta el rol de amante que rinde vasallaje a su dama en un “gozoso sufrimiento”. A continuación ofrecemos el texto y la traducción del poema, así como dos versiones musicales, una vocal y otra instrumental.

ESTROFA 1

Dame, ne regardez pas
A vostre valour
Ne à moy, se je sui bas,
Mais loial Amour
Resgardez, qui par douçour
M’adonne d’un amoureus dart,
Par vostre dous plaisant regart..
Dama, no os fijéis
en vuestro rango
ni en el mío -que es bajo-,
sino mirad el leal amor
que, dulcemente me traspasa
como amorosa flecha, lanzada
por vuestra dulce mirada.

ESTROFA 2

Dont je sui si en vos las
Qu’adès par savour
Humblement sans estre las
Recoy ma dolour.
Las! et vos cuers n’a tenrour
De l’ardure qui le mien art
Par vostre dous plaisant regart.
Atrapado en vuestras redes,
que contento y con placer,
humildemente y de buen grado,
recibo mi castigo.
¡Ay! y vuestro corazón no se enternece
por la brasa en la que arde el mío
por vuestra dulce mirada.

ESTROFA 3

Dame, faite à droit compas,
Je n’aim ne aour
Fors vous car tuit mi solas,
Mi ris et me plour,
Mi bien, mi mal, mi vigour,
Tout ce me vient, se Diex me gart,
Par vostre dous plaisant regart.
Dama, sumido en este estado,
no amo ni adoro
más que a vos, pues todo mi consuelo,
mi risa y mi llanto,
mi bien, mi mal, mi fuerza…
todo me viene -Dios me guarde-
por vuestra dulce mirada.

Análisis musical

La balada consta generalmente de tres estrofas de 7-9 versos con rima (en este caso, de 7 versos) ab ab bcC, donde C es un verso que se repite en las tres estrofas a modo de estribillo. Desde el punto de vista musical, cada par de versos ab constituye uno de los pedes (pies) o Stollen (aO y aC), mientras que los versos bcC constituyen la cauda (cola) o Abgesang. La cauda incorpora un verso final con un texto fijo y que actúa a modo de estribillo, de modo que la denotamos mediante b y C (estribillo):

Pes 1: aO | Pes 2: aC | Cauda: b C

Como ocurría con el virelai, los pedes de la balada consisten en dos melodías idénticas (aOaC) pero con distintos finales, uno abierto (ouvert) y otro cerrado (clos), antecedentes melódicos de la semicadencia y la cadencia perfecta. En esta balada de Machaut, cada pes consta de dos frases musicales (una por verso), de modo que la primera de ellas (a1) es común y la segunda (a2) difiere únicamente en el final. La cauda consiste en dos frases musicales, una para el verso variable (b) y otro para el estribillo (C). Si indicamos las notas finales entre paréntesis, obtenemos la siguiente estructura musical:

aO: a1 (G) a2 (A) |aC: a1 (G) a2 (G) | b (A) C (G)

Pes (aO): a1 (G) Dame, ne regardez pas
a2 (A) A vostre valeur
Pes (aC): a1 (G) Ne à moy, se je sui bas,
a2‘( G) Mais loial Amour
Cauda – b (A) M’adonne d’un amoureus dart,
C (G) Par vostre dous plaisant regart

Tonalidad y armonía

“Dame, ne regardes pas” es una balada a dos voces. Si atendemos a las notas finales, tanto del segundo pes como de la cauda, nos encontramos ante un modo mixolidio (o de Sol), sin embargo, la sensación de centralidad tonal no corrobora en absoluto -al menos para los oídos modernos- este centro, teniendo en cuenta -entre otras razones- que todos los inicios de frase lo hacen en La, bien formando un intervalo de quinta justa (A5, como es el caso de a1) o bien de octava (A8, como es el caso de a2, b y C). Más aún, al analizar frase por frase encontramos un fuerte anclaje en el ámbito triádico correspondiente a la nota La.

    1. En la frase a1 vemos un contrapunto especular (en espejo) en el que ambas voces giran en torno al eje Do ascendiendo y descendiendo del La al Mi. Solo en el último momento, la frase resuelve en un hasta entonces inaudito Sol (A5-G5).
    2. La frase a2 (y, a partir de aquí, todas las restantes) se inicia con el intervalo de octava ya citado (A8). El descenso progresivo de esta voz al ámbito “regular” produce una llamativa cadena de terceras paralelas hasta alcanzar de nuevo la referencia A5 y concluir de nuevo en este acorde mediante la cadencia G8-A5. Es decir, el acorde de Sol solo aparece en esta frase como miembro de la cadencia. La cadena de terceras favorece a la especie mayor frente a la menor mediante la elevación de las notas Fa y Do. La frase a2 repite este esquema cerrándolo con la misma cadencia A5-G5.
    3. La frase b recibe un tratamiento más complejo que incluye tanto un inicio similar a a2, una sección especular similar a a1 y una resolución en A5.
    4. Finalmente, el estribillo C recupera de nuevo un tratamiento especular en torno a A5 que llega a ampliarse hasta formar el intervalo G7 en un breve movimiento de séptimas paralelas. Aunque pueda apreciarse un discreto punto de articulación central en el intervalo G8, éste no diluye significativamente la centralidad de la nota La. La cadencia final A5-G5 resulta igualmente poco “conclusiva”.

La falta de correspondencia entre los centros tonales definidos por las melodías y por la notas finales es un caso bastante frecuente en la música medieval (incluyendo el canto llano). En realidad, el concepto de monotonalidad (concordancia tonal entre el inicio, el final, y ciertas partes relevantes de una obra musical) sólo llegará a establecerse plenamente en el periodo barroco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de la interpretación

Esta balada, compuesta en pleno Ars nova, está escrito en notación francesa, un sistema de notación mensural muy preciso desarrollado a principios del siglo XIV que elimina dudas en cuanto al ritmo de la canción.

La precisión del ritmo no evita otros problemas interpretativos como los que hemos comentado en esta otra entrada, entre ellos el de la inclusión o no de instrumentos musicales, la elaboración de arreglos o el estilo vocal.


Guillaume de Machaut – Ballade “Dame, ne regardes pas” [ca.1350]. Partitura original según el manuscrito Machaut A (BNF ff 1584) con transcripción.

Guillaume de Machaut –Ballade “Dame, ne regardes pas” [ca.1350]. Una interpretación por la cantante y multi instrumentista Erutan.

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s