Beethoven – Concierto para piano nº2 – 3. Rondó (análisis)

piano_gardinerEl rondó fue una forma musical que alcanzó notoriedad en el siglo XVII francés tanto en la ópera como en la música instrumental. La claridad de su planteamiento formal facilitó su supervivencia en el complejo proceso de adaptación (y selección natural) de las formas barrocas a los nuevos gustos musicales que condujeron, en última instancia, al periodo que denominamos Clasicismo.

En este quinto artículo dedicado al rondó conoceremos la variante “clásica” más paradigmática de esta forma, el rondó-sonata, una estructura que asimiló algunos de los principios formales que conforman también la identidad de la forma sonata. Lo haremos a través de una obra compuesta por un jovencísimo Beethoven, en la que es posiblemente -si tenemos en mente el periodo de su primera redacción- su obra más temprana en repertorio: El Concierto para piano nº2 en Si♭ mayor.

El Concierto para piano nº2 op.19 [1795]

Fortepiano, réplica de un modelo fabricado por Walter & Sohn hacia 1805.

Fortepiano, réplica de un modelo fabricado por Walter & Sohn hacia 1805.

El Concierto para piano nº2 sería, en efecto, el segundo si tuviéramos en cuenta una obra anterior compuesta a los 13 años de edad y conocida como Concierto para piano nº0 (en Mi♭ mayor). De esta obra solo conservamos la parte solista con algunas notas de orquestación y no parece haber sido estrenada -a no ser como sonata para piano- ni fue tampoco publicada en vida del compositor.

El Concierto en Si♭ (nº2) fue escrito unos cuatro años después -entre 1787 y 1789- con intención de ser estrenado por la orquesta de su ciudad natal (Bonn Hofkapelle), dependiente del arzobispado. Esta orquesta había sido el sustento de varios miembros de su compositor, entre ellos su ancestro holandés (Louis van Beethoven), de su padre, y lo sería del propio Beethoven desde que ingresó en ella -al parecer, desempeñando diversas funciones, como pianista o viola- desde los 21 años.

El joven Ludwig no alcanzó su objetivo de estrenar la obra en Bonn, de modo que llevó la partitura consigo cuando marchó a Viena en 1792 con la intención de hacerse un hueco en la rica escena musical de esta ciudad. El concierto para piano era una excelente tarjeta de presentación en sociedad, al ser capaz de mostrar sus méritos como pianista y como compositor. De este modo, la obra fue estrenada -tras ser revisada- en 1795 con el autor al piano, con suficiente éxito como para inducir al compositor a escribir una segunda (en realidad, tercera) obra en este formato: El Concierto nº1 en Do mayor.

Por azares del destino, las dos obras fueron publicadas en 1801 en orden inverso, lo cual otorgó al concierto más temprano la equívoca numeración ‘2’. Por esas fechas, y según palabras de Beethoven a su editor (“no es una de mis mejores obras”), el concierto que le había ayudado a cimentar su prestigio en Viena ya no contaba entre las obras más apreciadas de su autor.

La forma rondó-sonata

El rondó -en su variante rondó-sonata- es la fórmula más practicada en los movimientos finales de los conciertos clásicos. La variante más habitual del rondó-sonata es una adaptación de la forma rondó A B A C A B A a las convenciones de la forma sonata, de modo que:

  1. El tema A se presente siempre en la tonalidad principal.
  2. El tema B se exponga la primera vez en la tonalidad secundaria (por lo común, la del V grado) y la segunda vez lo haga en la tonalidad principal (B’).
  3. El tema C adquiera algún rasgo tonal que lo equipare a un Desarrollo, o bien por estar en una tonalidad completamente nueva, o bien por ser tonalmente inestable (modulante).

A menudo, el variado plan tonal del rondó-sonata implica la escritura de transiciones entre cada una se las secciones, asegurando así la fluidez del discurso tonal. A su vez, es posible abrir el rondó mediante una Introducción lenta y cerrarlo mediante una Coda.

De este modo, es posible asimilar los siguientes grupos del rondó resultante con las secciones principales de la sonata: Exposición [A B A] Desarrollo [C] y Recapitulación [A B’ A].

El rondó del Concierto para piano nº2 op.19

El rondó que cierra en Concierto para piano nº2 de Beethoven está escrito en en Si♭ mayor y es un rondó-sonata con coda.

Rondó (Si♭): | A | t1 | B (V) | t2 | A | t | C (mod) | t | A | t1′ | B (I) | t2′ | A’ | coda |

El tema A es un periodo binario asimétrico | a1 SC (8 cc.) | a1‘ CP (9 cc.) | -encomendados al solista y al tutti, respectivamente- más una breve codeta | a2 CP (6 cc.) | que lo cierra con asertividad. La transición 1 se inicia con una progresión modulante de | I (6 cc.) | V (6 cc.) | que el solista conduce después a una semicadencia en la nueva tonalidad (Fa).

El tema B es un nuevo periodo binario| b1 SCVI (8 cc.) | b1′ SC (8 cc.) | que efectúa sendas semicadencias en el relativo y en la tonalidad principal. Esta sección no cuenta con una cadencia perfecta que la termine de “cerrar”, pues ni la incorporación de un segundo motivo | b2 CI (4 cc.) | b2′ CI (4 cc.) + ni de un tercero + b3 SC (6 cc.) | b3′ II (8 cc.) | la aportarán. Será precisamente b3′ el segmento que se apartará de Fa mayor iniciando una nueva transición de retorno a Si♭, sin que hayamos tenido oportunidad de escuchar ninguna cadencia perfecta en Fa mayor.

El primer retorno del tema A se efectúa de forma literal | a1 SC (8 cc.) | a1‘ CP (9 cc.) |, pero ahora el motivo a2 será utilizado como modelo para una progresión en dos pasos que conducirá -a través de un acorde de sexta aumentada- a la tonalidad de Sol menor.

El tema C es, en realidad, una sección modulante. Consiste en un breve pero brioso tema semicadencial (c1) de ocho compases transpuesto a distintas tonalidades (Sol m, Do m y Si♭m) y encadenado mediante pequeños puentes: | c1 VIm SC (8 + 3 cc.) | c1′ IIm (8 + 3 cc.) | c1” Im SC (14 cc.) | y que acaba desembocando en una retransición (11 cc.) que elabora el V de Si♭ para enlazar de nuevo con A.

La recapitulación del tema A es idéntica a la exposición original. La transición siguiente reutiliza la progresión ya empleada en la transición 1 dirigiéndola ahora a Mi♭| I (6 cc.) | IV (6 cc.) | y que el solista conduce después a una semicadencia en la tonalidad principal (Si♭).

La recapitulación del tema B reproduce la estructura original (de nuevo sin cadencias perfectas) hasta b3, ahora en la tonalidad principal. De nuevo, la sección b3′ sirve para apartarse de dicha tonalidad, esta vez para alcanzar momentáneamente la región lejana de Sol mayor (homónimo del relativo menor) -momento subrayado mediante la cita del tema a1-.

El retorno final del tema A aparece con un único a1 (orquestal) y un a2 duplicado y expandido y que enlaza con una codaa1‘ CP (9 cc.) + a2 (8 cc) + a2′ CP (13 cc.) + coda (29 cc.) ||.

Sección Audio Análisis
TEMA A
transición 1
| Si♭  CP |
| I | V | V/V |
TEMA B
transición 2
Fa | SCVI | SC |
| IIm | IIIdis |
TEMA A
transición (a2)
Si♭ | CP |
| I | VIm |
TEMA C
retransición
Sol m | Do m | Si♭m |
| V |
TEMA A
transición 1′
| Si♭  CP |
| I | IV | V |
TEMA B
transición 2′
Si♭ | SCVI | SC |
| I [VI] SC |
TEMA A’ Si♭ | CP |
CODA Si♭ | CP |

Kent Nagano a la batuta y su esposa al piano dirigiendo una orquesta universitaria. Mejor no pensar en nuestras universidades.

Anuncios

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s