J.S. Bach – Fuga en Do menor BWV 847 (análisis)

bach_richterLa fuga barroca representa la culminación de un proceso de adaptación de un conjunto de técnicas contrapuntísticas cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, al lenguaje armónico y la sensibilidad de la era del bajo continuo.

En este artículo iniciamos una serie dedicada a la fuga, tomando para ello un ejemplo de la obra –El clave bien temperado– y el compositor –Johann Sebastian Bach– que han encarnado este género de forma más intensa y duradera.

El clave bien temperado [1722], ¿una obra del siglo XX?

bach_organoLa fuga era vista, ya en tiempos de Bach, como un género desfasado, académico, y alejado de la sensibilidad común, que había encontrado su último refugio en el conservador ámbito de la música sacra.

Bach, dominador absoluto de este arte en decadencia, utilizó la fuga como herramienta para la enseñanza de la composición, escribiendo sus célebres colecciones de preludios y fugas en las 24 tonalidades mayores y menores “para el uso y disfrute de los jóvenes deseosos de aprender música”. El primer libro fue compuesto en 1722 y el segundo 20 años después.

El conjunto de 48 preludios y fugas constituye toda una enciclopedia sobre la fuga, pero alcanzó una difusión muy limitada durante el siglo XVIII. Circuló en copias manuscritas como obra de culto durante el resto del siglo, hasta la llegada de las primeras ediciones impresas en 1801, medio siglo después de la muerte de su autor.

Pese al culto bachiano promovido por Mendelssohn y el nacionalismo germánico a partir de la década de 1830, y la recuperación sistemática de su obra a partir de esta fecha, El clave bien temperado no traspasó a las salas de conciertos hasta bien entrado el siglo XX.

Ediciones impresas de El clave bien temperado de Bach desde 1800 hasta 1950 [Yo Tomita, 2012].

Ediciones impresas (nuevas) de música de J.S. Bach desde 1800 hasta 1950 [Yo Tomita, 2012].

La fuga en Do menor BWV 847

La fuga en Do menor constituye el nº2 del Libro I de El clave bien temperado. Está concebida a tres voces y escrita en 4/4, y cuenta con un total de 31 compases.

1. El sujeto y su respuesta

La entrada de las dos primeras voces de una fuga se produce siempre en forma de Sujeto y Respuesta (o dux y comes, en terminología latina): Una vez que la primera voz ha expuesto el Sujeto, la segunda voz entra con la Respuesta, que no es sino una versión del Sujeto transportada a la región del V grado. En este caso, a Sol menor, a una 5ª superior de distancia.

Los compositores y teóricos observaron ya desde el siglo XVI que la transposición literal a distancia de 5ª (respuesta real) debilitaba en exceso la tonalidad, si la quinta del nuevo tono (Re) tenía una posición prominente al principio del sujeto. Para evitar este efecto, establecieron la tradición de “mutar” esta quinta por la tónica (Do), de modo que la relación tónica-dominante (Do-Sol) del Sujeto se mantuviera en la Respuesta como Sol-Do, reforzando la tonalidad principal, y no como Sol-Re.

El siguiente ejemplo compara el Sujeto con su Respuesta real (transposición literal a la 5ª) y su Respuesta tonal (donde el Re muta en un Do), que es la empleada por Bach.

Sujeto y Respuesta en la Fuga en Do menor BWV 847 de J. S. Bach

2. Los contrasujetos “obligados”

El contrasujeto es un contrapunto del sujeto. Es decir, una melodía diseñada para acompañar al sujeto, complementándolo y realzándolo. El contrasujeto suele entrar acompañando a la respuesta desde la voz que inició la fuga, y suele reaparecer con cada nueva entrada del sujeto.

El aspecto más característico de la fuga BWV 847 es que cuenta, no con uno, sino con dos contrasujetos. Además, éstos reaparecen (casi) todas las veces que suena el sujeto, por ello se dice que son “obligados”

Sujeto y contrasujetos de la Fuga en Do menor BWV 847 de J.S. Bach


En un caso tan especial como el que plantea esta fuga -en la que cada vez que suena el sujeto, las otras dos voces están “predeterminadas” a reexponer ambos contrasujetos-, la variedad en el contrapunto se obtiene ubicando las tres voces en posiciones relativas distintas: Con el Sujeto unas veces en la voz superior, otros en la intermedia y otras como bajo, etc.

Con seis combinaciones posibles (S|C1|C2, S|C2|C1, C1|S|C2, C2|S|C1, C1|C2|S y C2|C1|S), la fuga BWV 847 expone cinco de ellas, olvidando únicamente la combinación C2|S|C1.

3. Plan tonal

Por regla general, una fuga consiste en la circulación del sujeto a lo largo de las distintas voces, pasando por distintas tonalidades hasta retornar finalmente a la tonalidad principal. Las secciones libres que enlazan dos presentaciones sucesivas del sujeto se denominan episodios (o divertimentos) y suelen tener carácter modulante.

Denominamos Exposición a la porción inicial de la fuga, en la que entran una a una todas sus voces, bien en forma de Sujeto (I) o de Respuesta (V). La Exposición de la fuga BWV 847 incluye la entrada del Sujeto (c.1) en la voz intermedia, la de la Respuesta (c.3) en la superior, un breve episodio (c.5) y la entrada del Sujeto (c.7) en la voz inferior.

Denominamos Desarrollo a la sección que comienza con el primer episodio que conduzca a una tonalidad distinta de I y V, iniciando el recorrido por diferentes tonalidades. En el caso de esta fuga, se inicia en el c.9 e incluye una entrada del Sujeto (c.11) en Mi♭ mayor en la voz superior y otra de la Respuesta (c.15) en Sol menor en la voz intermedia, más los episodios que suceden a ambas.

También suele ser reconocible una sección Final o de Retorno que consolida la tonalidad principal para conducir a la cadencia final. En esta fuga, la sección final se inicia a partir de la sexta entrada del Sujeto (c.20); le sigue (c.22) una recapitulación y ampliación del episodio escuchado en el c.9, que desemboca en un pedal de dominante (c.25). El pedal resuelve en una nueva entrada del Sujeto (c.26) que finaliza con una dramática cadencia imperfecta. Tras ésta, una cadencia perfecta (c.29) da paso a una última entrada del sujeto sobre un pedal de tónica (ver el videoanálisis, donde se indican todas estas secciones).

El siguiente diagrama resume las entradas del Sujeto (y de la Respuesta, S’), la posición relativa del Sujeto y los Contrasujetos 1 y 2, y las tonalidades recorridas a lo largo de la fuga.

Estructura de la Fuga en Do menor BWV 847 de J. S. Bach

4. Videoanálisis

En el siguiente videoanálisis hemos marcado en azul las entradas del sujeto (y de sus respuestas) e indicado los episodios, marcando en rojo las progresiones armónicas (círculos de quintas y otros).

Anuncios

7 comments

  1. Muy interesante, como siempre. Me encanta Bach al clave o al piano. Su música me parece algo especial, más que barroca, por encima de cualquier estilo. En Bach la matemática deviene arte. Tengo entendido que en París Shostakovich escuchó el Clave bien temperado. Tanto le gustó que compuso musica para piano influido por el alemán, que es preciosa también.

    Saludos y que tu vuelta nos depare momentos de conocimiento y de goce.

    Regí

  2. Tengo en alta estima los análisis que dan la mayor información posible expuesta en el orden en que resulta más sencillo asimilarla y con un atractivo grafismo. Como éste. Muchas gracias por la inmensa labor pedagógica.

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s