Una pastorela de Marcabrú (análisis)

pastorelaMarcabrú fue -junto con Jaufre Rudel– el más destacado de la denominada “primera generación” de trovadores, activa durante la primera mitad del siglo XII. La poesía de Marcabrú es compleja y en ocasiones obscena. Los ataques dialécticos que dirigió el trovador contra los nobles gascones acabarían por costarle la vida.

La pastorela un género literario característico de la poesía trovadoresca. De carácter humorístico, describe el encuentro de un caballero con una bella pastora a la que intenta seducir, con distinto resultado según el poema. La pastorela que analizaremos aquí es uno de los escasos cuatro poemas con música que han sobrevivido de este legendario trovador.

El poema “L’autrier iust’una sebissa”

pastorelaLa pastorela fue un género muy popular en la lírica trovadoresca. El especialista Martín de Riquer recoge hasta 15 ejemplos que se extienden cronológicamente durante más de un siglo y medio -entre 1130 y 1290-, firmadas por algunos de los más grandes trovadores, como Marcabrú, Giraut de Bornelh o Guiraut Riquier, de las cuales sólo ha se ha conservado en música la primera -y más antigua- de ellas: la de Marcabrú.

El esquema narrativo de la pastorela sigue un guión fijo: Describe el encuentro del caballero con la pastora, el enfrentamiento dialéctico entre ambos -los halagos del caballero y la resistencia de la villana-, y el rechazo de la pastora, que puede expresarse en términos amistosos, violentos o -como en el caso de Marcabrú- recurriendo a la burla. Sobre el “mestizaje” de la pastora, el arabista Juan Asís Palao explica “en un rigor filológico clásico, hay que entender este mestizaje como contrapuesto a la ‘supuesta’ pureza de sangre de la voz cantante y pretendiente” (ver enlace).

A continuación ofrecemos el texto y la traducción de las estrofas que incluye la audición seleccionada.

1. L’autrier jost’ una sebissa
Trobei pastora mestissa,
De joi e de sen massissa,
Si cum filla de vilana,
Cap’ e gonel’ e pelissa
Vest e camiza treslissa
Sotlars e causas de lana.
1. El otro día, entre unos arbustos,
encontré una pastora mestiza,
llena de alegría y entendimiento.
Como hija de villana,
capa y sayón forrado
vestía, y camisa de malla,
zapatos y medias de lana.

*

2. Ves lieis vinc per la planissa.
Toza, fi·m ieu, res faitissa,
Dol ai car lo freitz vos fissa.
–Seigner, so·m dis la vilana,
Merce Dieu e ma noirissa,
Pauc m’o pretz si·l vens m’erissa,
Qu’alegreta sui e sana.
2. Me acerqué por la planicie:
“Moza,” dije, “ser encantador,
me temo que paséis frío.”
“Señor”, dijo la villana,
“gracias a Dios y a mi nodriza,
poco me importa el viento,
pues soy chica sana y alegre.”

*

3. Toza, fi·m ieu, cauza pia,
Destors me sui de la via
Per far a vos compaignia!
Quar aitals toza vilana
No deu ses pareill paria
Pastorgar tanta bestia
En aital terra, soldana.
3. “Moza,” dije, “ser piadoso,
¡me aparté de mi camino
para haceros compañía!
Una joven villana como vos
no debería, sin un semejante,
pastorear tal rebaño
en un lugar tan solitario.”

*

6. Don, tot mon ling e mon aire
Vei revertir e retraire
Al vezoig et a l’araire,
Seigner, so·m dis la vilana!
Mas tals se fai cavalgaire
C’atrestal deuria faire
Los seis jorns de la setmana.
6. “Señor, mi linaje y familia
se remontan, que yo sepa,
a la pala y al arado.”
“Señor,” me dijo la villana,
“pero algunos que se llaman caballeros
deberían hacer lo mismo
los seis días de la semana.”

*

7. Toza, fi·m ieu, gentils fada,
Vos adastret, quam fos nada,
D’una beutat esmerada
Sobre tot’ autra vilana!
E seria·us ben doblada,
Si·m vezi’ una vegada,
Sobira e vos sotrana.
7. “Moza,” dije, “un hada gentil
os dotó, cuando nacisteis,
de una belleza sin par,
¡superior a la de cualquier villana!
Y se doblaría
si, por una vez,
yo estuviera encima y vos debajo.”

*

10. Don, hom coitatz de follatge
Jur’ e pliu e promet gatge:
Si·m fariatz homenatge,
Seigner, so·m dis la vilana!
Mas ieu, per un pauc d’intratge,
Non vuoil ges mon piucellatge,
Camjar per nom de putana.
10. “Señor, el hombre acuciado por la locura
jura, suplica y promete:
Así me haríais homenaje,
Señor,” ¡dice así la villana!
¡Pero yo, por semejante peaje,
no quiero cambiar mi doncellez,
por el nombre de prostituta.”

*

La forma Bar

Esta pastorela tiene -como la inmensa mayoría de las composiciones trovadorescas- una estructura estrófica: Una misma melodía se aplica a todas las estrofas. El análisis de la canción monódica suele tomar como unidad las frases musicales, que a su vez suelen coincidir con los versos. A estas frases se les asigna una letra (a, b, c, etc.) de tal modo que la repetición de una frase musical implique la asignación de una misma letra, y su variación, la misma letra con una prima (por ejemplo, a y a’).

El segundo aspecto a tener en cuenta son las notas finales de cada frase musical, que actúan como “cadencias melódicas” de éstas. Reuniendo estos dos factores, podríamos obtener un grafo como el siguiente, donde a, b c, se refieren a la melodía y A, B, C a las notas finales: La, Si, Do, etc.

a (D) b (C) a (D) b (C) c (G) c (G) d (A)

Si tenemos en cuenta la repetición de | a b | (=A), y el carácter contrastante de | c c d | (=B), podemos reescribir la estructura como AAB, o forma Bar, la cual engloba un 38% del total de melodías conservadas y puede considerarse la forma trovadores más popular (Elizabeth Audry, The Music of the Troubadours, 1996).

Desde el punto de vista tonal, la sección A de la melodía centra el ámbito en Do jónico, alternando la final (Do) con la supersónica Re, mientras que la sección B lo sitúa en La eolio, alternando la final (La) con la subtónica Sol.

a (D) – L’autrier jost’ una sebissa
b (C) – trobei pastora mestissa
a (D) – de joi e de sen massissa
b (C) – si cum filla de vilana
c (G) – cap’ e gonel’ e pelissa
c (G) – vest e camiza treslissa
d (A) – sotlars e causas de lana

La notación y la interpretación musical

La melodía de la pastorela de Marcabrú se ha conservado en un único manuscrito (Fr 22543 de la Biblioteca Nacional de Francia) copiado en torno al año 1300. Es decir, un siglo y medio después de la muerte del trovador. Se trata del más importante de los cuatro manuscritos que conservan melodías trovadorescas, con un total de 160.

Melodía de

Melodía de “L’autrier jost’una sebissa”, recogida en el Manuscrito R (línea 1).

Melodía de

Melodía de “L’autrier jost’una sebissa”, recogida en el Manuscrito R (líneas 2 y 3).

La música está escrita en notación prefranconiana -notación basada en la utilización de las figuras longa y brevis– de forma poco consistente. La escritura rítmica sugiere un ritmo ternario de danza, pero la imprecisión del sistema plantea numerosas dudas que quedan a merced del intérprete.

Aunque los documentos y testimonios conservados insisten en que esta música no contó en su día con acompañamiento instrumental de ningún tipo, la mayor parte de los intérpretes actuales suelen adornarla con sofisticados arreglos instrumentales de mayor o menor gusto. La interpretación seleccionada -del grupo italiano La Reverdie– acompaña las estrofas con un discreto acompañamiento de arpa medieval y añade  un ritornelo instrumental para flauta y zanfona (o similar).

marcabru_lautrier

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s