J.S. Bach – Fuga en Sol menor BWV 861 (análisis)

bach_fischerLa fuga barroca representa la culminación de un proceso de adaptación de un conjunto de técnicas contrapuntísticas cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, al lenguaje armónico y la sensibilidad de la era del bajo continuo.

En este artículo analizaremos una nueva fuga tomada de El clave bien temperado -la fuga nº16 del Libro I- del compositor Johann Sebastian Bach, maestro absoluto de este género.

La fuga en Sol menor BWV 861

La fuga en Sol menor constituye el nº16 del Libro I de El clave bien temperado. Está concebida a cuatro voces y escrita en 4/4, y cuenta con un total de 34 compases.

1. El sujeto y su respuesta

La fuga en Sol menor consta de un sujeto (dux) y una respuesta (comes) tonalizada (ver análisis de la Fuga en Do menor BWV 847, 1. El sujeto y su respuesta). Para obtener la respuesta tonal es necesario mutar la primera nota de la respuesta real, que descendería de La a Sol. Gracias a ello, el marco de referencia tonal del sujeto y de la respuesta (tonal) es en ambos casos el formado por las notas Sol y Re.

bach_fuga_respuesta

Sujeto – Respuesta real. La respuesta se iniciaría con la nota La, desvirtuando la unidad tonal del conjunto.

Sujeto – Respuesta tonal. La respuesta se inicia con la nota Sol, reforzando la unidad tonal del conjunto.

2. El contrasujeto

Como ya hemos visto, el contrasujeto -melodía diseñada para acompañar al sujeto, complementándolo y realzándolo- suele entrar acompañando a la respuesta desde la voz que inició la fuga, y suele reaparecer con cada nueva entrada del sujeto.

Además, el contrasujeto debe ser invertible a la octava con respecto al sujeto: Es decir, debe poder situarse por encima o por debajo del sujeto y funcionar de forma igualmente satisfactoria desde el punto de vista musical. O lo que es lo mismo: Tanto el sujeto como el contrasujeto deben servir como bajo de la otra voz.

bach_fuga_contrasujeto

Sujeto con el contrasujeto en la voz superior.

Sujeto con el contrasujeto en la voz inferior.

3. Estructura de la fuga

A diferencia de la Fuga en Do menor BWV 847, las entradas del sujeto de esta fuga se producen formando bloques: Es decir, entradas sucesivas  de dos o más series de sujetos (y/o respuestas) en una misma tonalidad, o alternando una tonalidad cualquiera con la de su respectivo V grado, emulando el esquema sujeto/respuesta.

Esta fuga presenta cuatro bloques bien definidos:

  1. Bloque I en Sol menor (cc.1-8). Formado por cuatro entradas, correspondientes a cada una de las cuatro voces. Entradas de un primer par sujeto/respuesta en la contralto y la soprano, seguidas de una breve transición (c.4) y la entrada de un segundo par sujeto/respuesta en el bajo y el tenor.
  2. Bloque II en Si♭ mayor (cc.12-18). Formado por cinco entradas: Un par sujeto/respuesta en la contralto y el bajo, seguida de una entrada en la soprano y de un primer estrecho (entradas solapadas) entre el bajo y la contralto.
  3. Bloque III en Do menor (cc.20-24). Escrito a tres voces y formado por tres entradas: Las dos primeras (bajo y soprano) en Do menor y la tercera, en Sol menor a modo de respuesta, en la contralto. Esta tercera entrada puede ser considerada el fin del Desarrollo y el inicio de la sección de Retorno a la tonalidad principal.
  4. Bloque IV en Sol menor (cc.28-34). Formado por cinco entradas: Las tres primeras (soprano, tenor y bajo) forman un denso segundo estrecho. Tras un compás de transición, la contralto y el tenor realizan las dos últimas entradas del sujeto dando fin a la fuga.

Bach - Fuga en Sol menor BWV 861

La transición entre los bloques I y II (cc.8-11) consiste en un proceso cadencial conclusivo en Sol menor (que cerraría la Exposición), seguido de una modulación y cadencia en la nueva tonalidad (Si♭ mayor).

La transición entre los bloques II y III (c.19) se reduce a un compás de carácter modulante.

Solo en la transición entre los bloques III y IV (cc.24-27) encontramos un verdadero episodio, entendido como un segmento musical con cierta entidad contrapuntística y armónica: Aquí, las voces superiores (soprano y contralto) mantienen un diálogo imitativo sobre un bajo que realiza una progresión monótona basada en el segmento final del sujeto. La progresión reproduce un modelo quinta ascendente de tipo IV-I en las regiones del V menor (Re), el relativo (Si♭) y la tonalidad principal (Sol).

 

4. Videoanálisis

En el siguiente videoanálisis hemos marcado en azul las entradas del sujeto (y de sus respuestas), en rojo el contrasujeto y la progresión armónica en naranaja.

3 comments

  1. Saludos de argentina. Me parece excelente y muy didáctico todo el Blog, estoy aprendiendo en cada artículo. Estoy interesado en aprender más sobre composición y tenia pensado estudiar la fuga, quería preguntarte si me podes recomendar bibliográfIA sobre el tema. Algo más bien práctico.

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s