Tielman Susato – Pavana “Mille regretz” (Análisis)

danserye_3La pavana fue una de las danzas más importantes y características del siglo XVI. Esta danza de ritmo pausado y compás binario, adquirió una impresionante solemnidad en las cortes francesa y española, en las que fue utilizada como baile de apertura en las grandes celebraciones, y cuyo elaborado desfile de parejas constituyó sin duda la “hoguera de las vanidades” de su tiempo.

Dedicamos este tercer artículo dedicado a la canción “Mille regretz” a esta pavana, publicada en la antología de música de danza conocida como Dansereye [Amberes, 1551], recopilada y arreglada por Tielman Susato.

Los orígenes de la pavana

Geschlechtertanz, Augsburg, 1500.

Geschlechtertanz, Augsburg, 1500.

Hasta mediados del siglo XX se creyó que la pavana fue una danza de origen mejicano (azteca) importada a España por el propio Hernán Cortés en su regreso a la península en 1527. Así lo corroboraron diversos manuales de danza del siglo XVIII -como el Dictionnaire de danse [1787] de Charles Compan-, que explicaban además su etimología en función de los movimientos característicos de la danza, que incluían un sofisticado cortejo comparable al de un pavo real (Robert Stevenson, Music in Aztec & Inca territory, 1968).

El descubrimiento de una pavana de Joan Ambrosio Dalza incluida en la Intabolatura de lauto libro quarto [1508] de Ottaviano Petrucci, y la referencia de Luis de Milán en su colección para laúd El maestro [1535] a la manera “italiana” en relación con sus seis pavanas, confirman más bien el origen itálico de esta danza, como “padovana”, u originaria de Padua.

Danserye [1551] de Tielman Susato

Conjunto instrumental de chirimías y sacabuche.

Conjunto instrumental de vientos del Renacimiento, con bajón, chirimías, corneto y sacabuche.

La profesión de ministril (instrumentista profesional) había alcanzado ya en el siglo XVI un importante grado de reconocimiento y desarrollo social en las principales ciudades europeas. Las más importantes contaron con gremios, encargados de velar por la integridad y los privilegios de la profesión, así como de la formación de instrumentistas que ofrecerían sus servicios en las catedrales, teatros, bodas y banquetes privados y salas de baile.

Sabemos que buena parte del repertorio de estas agrupaciones consistió en música vocal -motetes, canciones-. Sin embargo, su música más específica -la de danza- nos es prácticamente desconocida. Una de las (escasas) fuentes de música de danza más importantes del siglo la encontramos en Danserye [1551] de Tielman Susato, una colección de bajas danzas, rondas, branles, alemandas, pavanas y gallardas, basadas por lo general en el repertorio de canciones francesas popularizado por las ediciones parisinas de Pierre Attaignant.

Por ejemplo, la mayoría de las bajas danzas son en realidad arreglos de canciones de Janequin, mientras la popularísima “Mille regretz” es presentada en forma de pavana. Sorprende la simplicidad de la escritura de estas canciones, en cuanto sugiere un destinatario de escaso nivel, casi de aficionado, cuando deberían estar dirigidas a ministriles. Es decir, músicos profesionales. Sin embargo, es posible entender estos arreglos a cuatro voces como un mero punto de partida para el despliegue de la improvisación (glosas, disminuciones, etc.) por parte de estos músicos (James Haar, European Music 1520-1640, 2006).

La chanson “Mille regretz” [ca.1520]

“Mille regretz” es una chanson polifónica atribuída tradicionalmente a Josquin Desprez, el compositor más influyente de principios del siglo XVI. Se trata de una canción de despedida en modo de Mi frigio imbuida de un sentido retórico (capacidad de ilustrar musicalmente el texto) tan profundo como espontáneo.

LEER ANÁLISIS COMPLETO DEL ANÁLISIS DE LA CANCIÓN MILLE REGRETZ

Mille regretz de vous habandonner
et deslonger vostre fache’amoureuse.
Jay si grand dueil et paine douloureuse
qu’on me verra brief mes jours desfiner.
Mil pesares por abandonaros
y por alejar vuestro rostro amoroso.
Siento tanto duelo y pena dolorosa
que se me verá en breve acabar mis días.

Análisis de la Pavana “Mille regretz” de Tielman Susato


Tielman Susato – Danserye (Het derde musyck boexken, 1551) – Pavana “Mille regretz”.

La adaptación de las canciones francesas en general -y de “Mille regretz” en particular- a las formas de danza supone, en primer lugar, la simplificación de la textura contrapuntística original a otra de tipo homofónico. Pero sobre todo, implica la conversión de formas aperiódicas -propias de un lenguaje musical fundamentalmente retórico y discursivo- a la tiranía de las formas bailables: Esto es, a estructuras regulares, por lo general de frases de ocho compases, organizadas en repeticiones según fórmulas pareadas del tipo ||: A (8) :||: B (8) :||: C (8) :||, etc.

La pavana “Mille regretz” de Susato organiza los cuatro versos de la chanson de Josquin (40 compases) en tres frases de ocho compases:

  1. Frase 1 (cc.1-8). Compendia los 9 compases originales correspondientes al primer verso y el inicio del segundo. Concluye con el bajo de chacona que cerraba el segundo verso en la versión de Josquin,
  2. Frase 2 (cc.9-16). Compendia los 8+ 7 compases originales correspondientes a los versos segundo y tercero en dos unidades de 4+4 compases.
  3. Frase 3 (cc.17-24). Compendia los 16 compases originales, correspondientes al cuarto verso. La segunda semifrase cadencia mediante la progresión del canon de Pachelbel (F-C-Dm-Am) utilizada en la posición equivalente de la versión de Josquin.

La armonización es también extremadamente básica. Cada nota de la melodía es armonizada con una tríada, casi siempre en estado fundamental. La mayor parte de acordes en primera inversión son solo el resultado de notas de paso. Encontramos también un retardo 7-6 y un retardo 4-3 en sendas cáusulas.

Sección de la pavana Chanson (Josquin) Pavana (Susato)
Frase 1
||: (5) A | (3) E :||
Frase 2a
||: (4) C |
Frase 2b
| (4) E :||
Frase 3
||: (4) A | (2) A | (2) E :||

Tres vídeos de “Mille regretz” de Tielman Susato

El cámara de este vídeo se merece 300 años de purgatorio por los inexplicables cortes, pero nos ofrece la posibilidad de presenciar esta pavana en un contexto aproximado.
Una bella interpretación vocal a cargo de la agrupación Piacere dei traversi. Y además con glosas en la parte grave en las repeticiones.
Videoanálisis.
Anuncios

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s