Introducción a la armonía de Debussy

debussy_stampEl estilo debussyano sintetiza rasgos musicales de muy diversas procedencias: El cromatismo wagneriano, la armonía no funcional rusa -Musorgsky, Rimsky-Korsakov-, el neomodalismo francés –Schola Cantorum-, así como algunas músicas populares, como el gamelán javanés, el flamenco español, o la música de baile estadounidense.

En esta entrada realizaremos una breve introducción a la armonía debussyana, tomando como ejemplo algunas de sus obras para piano más conocidas.

Equivalencia acorde-escala y armonía modal

El rasgo más innovador de la armonía debussyana es la identificación de los conceptos acorde/escala, un principio básico de la denominada armonía modal. Si en la armonía tradicional las escalas se construyen por segundas y los acordes lo hacen mediante la superposición de terceras (tríadas, acordes de séptima y de novena), en Debussy la frontera entre escala y acorde se desdibuja, del mismo modo que lo hacen las jerarquías implícitas en el acorde.

Visto desde el punto de vista de la escala, encontraremos que ella es, en sí misma, armonía, dado que el movimiento de una melodía -o la superposición de varias- que utilice o utilicen dicha escala, generan por sí mismas una armonía. Así, la armonía triádica se convertirá en una posibilidad más -quizá la más importante, pero no la única- para organizar los sonidos de una escala para producir un colorido armónico.

Visto desde el punto de vista del acorde, tendremos que factores “secundarios” del mismo, como pueden ser la cuarta, la sexta o la novena, pueden igualar su jerarquía con los factores tradicionalmente considerados “principales”, como la tercera, la quinta o la séptima.

Como resultado, encontraremos una jerarquía más “horizontal” entre los factores de una escala, en la que destacará -quizá, más que nunca- el bajo, como principal referencia funcional de los agregados y texturas que se entretejerán sobre él.

El gamelán javanés

Gamelán balinés, con bombo, gongs y metalófonos.

Gamelán balinés, con bombo, gongs y metalófonos.

La identificación del acorde y la escala en la música de Debussy estuvo inspirada, en una medida que desconocemos, en la música de gamelán javanés. El compositor conoció la música de Java en la Exposición Universal de París, celebrada en 1889 y para la cual se erigió la torre Eiffel.

El gamelán es una agrupación de metalófonos que acompaña a una melodía principal cantada. Estos metalófonos están organizados en tres familias y planos sonoros: Los gongs proporcionan la estructura rítmica básica; mientras otras dos familias se encargan de la melodía principal (balungan) y de la elaboración de variaciones improvisadas (panerusan).

En la música de gamelán, la independencia de las partes instrumentales -rítmica y melódica- es muy acusada. La unidad de la escala garantiza un determinado nivel de consonancia, de modo que las voces parecen “flotar” en un colchón armónico muy activo y cambiante, pero estático en su sonoridad global.

Las escalas indonesias características (slendro y pelog, pentatónica y heptatónica, respectivamente) dividen la octava en partes aproximadamente iguales, lo cual las distingue de cualquier otra escala conocida en todo el mundo. El efecto producido por el gamelán es el de una armonía suspendida, relativamente consonante, pero sin un centro tonal claramente definido.

Las escalas características del gamelán pueden reconocerse en la obra de Debussy en el empleo de la escala hexátona -escala que divide la octava en seis intervalos de un tono- y la armonía de tonos enteros resultante del empleo de esta escala.


Gamelán de la corte de Java. Ketawang: Puspawarna.

Gamelán de Bali. El gamelán es una agrupación de metalófonos característica de Indonesia. La independencia -rítmica y melódica- de las partes instrumentales es muy acusada. La unidad de la escala garantiza un determinado nivel de consonancia al colchón armónico, de modo que las voces parecen “flotar”.

Análisis de Clair de lune [ca.1890]

No se sabe con exactitud la fecha de composición de esta pieza musical de juventud, aunque se cree que pudo ser creada en el año 1890 -a los 28 años-. Su publicación tuvo lugar mucho después -en 1905-, como parte de la Suite bergamasque. Aunque el Claro de luna alcanzó pronto un gran éxito como pieza independiente, Debussy no se mostró muy orgulloso de ella, por considerarla anclada en un estilo conservador.


Claude Debussy – Suite bergamasque, nº3 Clair de lune [1890/1905].

Claude Debussy – Suite bergamasque, nº3 Clair de lune [1890/1905]. Con estructura ternaria A B A’ coda, esta obra se ha convertido en una de las más apreciadas de su autor. Todavía deudora de la armonía triádica, la obra se caracteriza por un fuerte diatonismo, sutilmente coloreado por alteraciones modales y algún localizado paso cromático. La envolvente sonoridad se obtiene gracias al empleo de las texturas arpegiadas y las extensiones de los acordes.

Análisis del Arabesque nº1


Claude Debussy – Deux arabesques, nº1 Andantino con moto [1890/1891].

Claude Debussy – Deux arabesques, nº1 Andantino con moto [1890/1891]. Esta obra juvenil con estructura ternaria (A B A) presenta ya cualidades netamente debussyanas, pese a que la armonía es todavía funcional. La extensión de los acordes (séptimas, sextas, novenas) y el uso de estructuras paralelas (final de la sección A), unidas al empleo de relaciones “suaves” de tercera (I-VI del tema principal) y el estilo melódico delatan inequívocamente a su autor.

Análisis de Pagodes


Claude Debussy – Estampes, nº1 Pagodes [1904].
Claude Debussy – Estampes, nº1 Pagodes [1904]. Esta obra aplica técnicas similares a las de las obras anteriores, pero partiendo ahora de la escala pentatónica de Si. Con estructura A B A’, la pieza concluye con una rica textura estratificada en tres niveles (arpegios de fusas en el agudo, canto en corcheas en el centro y resonantes valores largos en el grave) de gran poder evocador.

Análisis de Voiles


Claude Debussy – Preludios, Libro 1 – nº2 Voiles [1910].

Claude Debussy – Preludios, Libro 1 – nº2 Voiles [1910]. Esta obra para piano ilustra tres de las técnicas más características de Debussy: la escala de tonos enteros que ocupa las partes A y A’ de la estructura global ABA’, la escala pentatónica de la sección B, y la polifonía estratificada. Las simultaneidades sonoras no dependen aquí de una ordenación por terceras ni de las reglas del contrapunto, sino de la mera concurrencia de sonidos en un marco escalístico global.

Análisis de La cathédrale englutie


Claude Debussy – Preludios, Libro 1 – nº10 La cathédrale engloutie [1910].

Claude Debussy – Preludios, Libro 1 – nº10 La cathédrale englutie [1910]. Esta obra para piano ilustra diversas técnicas características de Debussy: las progresiones de acordes paralelos (aquí lo hace con acordes de quinta, acordes de tríada, acordes aumentados o de séptima de dominante, entre otros), las modulaciones directas a distancias de tercera (por ejemplo, de Si mayor a Mi bemol mayor, o de Mi bemol a Sol mayor, tonalidades cuyas tónicas definen un acorde aumentado que divide la octava en tres partes iguales), y de nuevo, las escalas pentatónicas y de tonos enteros.

Análisis de La sérenade interrompue


Claude Debussy – Preludios, Libro 1 – nº10 La sérenade interrompue [1910].

Claude Debussy – Preludios, Libro 1 – nº10 La sérenade interrompue [1910]. Esta pieza para piano está inspirada en la armonía, el ritmo y en los giros melódicos del flamenco. El modo de Fa frigio mayor confiere el color armónico característico, la escritura imita el toque guitarrístico, tanto en el punteo del motivo inicial como el rasgueo de las interpolaciones en Re mayor, mientras la melodía, alternando con las falsetas, evoca el cante flamenco.

Análisis de Golliwogg’s Cakewalk


Claude Debussy – Children’s corner, nº6 Golliwogg’s cakewalk [1908].

Claude Debussy – Children’s corner, nº6 Golliwogg’s cakewalk [1908]. El cakewalk -antecesor del ragtime– es una de los primeros ritmos estadounidenses en atravesar el Atlántico y conquistar las salas de baile europeas. Esta pieza obtiene su color armónico característico del empleo de la escala de Mi bemol mayor en la que alternan los grados 6 y b6. Las síncopas y el ritmo y las novenas del acompañamiento evocan el estilo de esta danza.

Permeabilidad de las técnicas impresionistas

La equivalencia acorde-escala permite la integración en una misma obra de materiales escalísticos muy diversos -modos eclesiásticos o gregorianos, escala de tonos enteros, escala pentatónica, escala andaluza, etc.-, cada uno de los cuales dotará a la armonía característicos y distintivos sin comprometer la coherencia estilística.

El Impresionismo debussyano no se define por el empleo exclusivo de ninguna escala o técnica en concreto, sino que admite la yuxtaposición de técnicas clásicas y modernas, de armonía funcional y no funcional, triádica y no triádica, así como de sonoridades tonales, modales y atonales. La unidad del estilo reside en buena medida en la continuidad de otros parámetros como el ritmo, la melodía, la textura o la instrumentación.