canción

Tres obras para tecla sobre La Monica

Girolamo FrescobaldiEl asunto de la muchacha que no quiere ser monja (o de la monja que se lamenta de serlo) cuenta con una larga tradición literaria, musical e iconográfica que arranca desde la Edad Media y se prolongó durante todo el Renacimiento. En efecto, esta situación era bastante común en una época en la que los padres debían reunir una dote para poder casar a una hija. En estas circunstancias, si una familia no disponía de medios suficientes, el convento garantizaba el mantenimiento de la desafortunada y ofrecía una alternativa menos costosa (John Wendland, “Madre non mi far monaca”: The biography of a Renaissance Folksong, Acta Musicologica, 1976).

En este segundo artículo dedicado a La Monica, repasaremos algunas de sus primeras realizaciones instrumentales para tecla, a través de diversas fuentes neerlandesas, inglesas e italianas.

(más…)

Anuncios

Dos tablaturas para laúd sobre La Monica

Retrato de Claudia Sessa, compositora y monja.En 1537, publicó bajo el título Recueil des plus belles et excellentes chansons en forme de voix de ville, el compositor Jehan Chardavoine una antología de canciones monódicas que constituye una fuente única e inestimable del folclore musical francés del siglo XVI.

Entre las 186 melodías recogidas en esta colección encontramos el primer testimonio escrito de “Une jeune fillette”, también conocida como La Monica (la monja), canción que alcanzó una enorme difusión y popularidad a lo largo de los siglos XVI y XVII en Europa.

En este primer artículo dedicado a La Monica conoceremos los orígenes de esta melodía y repasaremos algunas de sus primeras realizaciones instrumentales a través de dos tablaturas de los siglos XVI y XVII.

(más…)

Una balada de Guillaume de Machaut (análisis)

Guillaume de Machaut, autor de la ballade La balada (o ballade) e una forma poética con estribillo derivada de la forma chanson o Bar (AAB), una de las tres formas fijas troveras (las otras son el rondeau y el virelai), y la que mantuvo un perfil más “culto” y sofisticado de las tres. El periodo de esplendor de la balada cubre los siglos XIV y XV, y encuentra en Guillaume de Machaut a su cultivador más prolífico y reconocido.

(más…)

Un virelai de Guillaume de Machaut (análisis)

Guillaume de Machaut, autor del virelai "Douce Dame jolie"El virelai es una forma poética con estribillo, la más cultivada entre todas las formas troveras. Los primeros virelais conservados datan de principios del siglo XIII, aunque su periodo de mayor desarrollo se sitúa durante los siglos XIV y XV. La denominación reúne las raíces “lai” -poema narrativo de origen céltico- y “virer” -girar, volver-, que puede referirse tanto al baile como a la presencia del estribillo.

(más…)

Un sirventés de Marcabrú (análisis)

el trovador MarcabrúMarcabrú fue -junto con Jaufre Rudel– el más destacado de la denominada “primera generación” de trovadores, activa durante la primera mitad del siglo XII. La poesía de Marcabrú es compleja y en ocasiones obscena. Los ataques dialécticos que dirigió el trovador contra los nobles gascones acabarían por costarle la vida.

El sirventés es un género literario característico de la poesía trovadoresca. Se trata de un poema satírico con tema moral, político o de escarnio hacia una personalidad pública. El sirventés que vamos a analizar aquí es una de los escasos cuatro poemas con música que han sobrevivido de este legendario trovador.

(más…)

Un rondeau de Guillaume d’Amiens (análisis)

Guillaume d'Amiens - RondeauLa consolidación de las formas fijas troveras -como el rondeau, la balada o el virelai- a lo largo del siglo XIII se corresponde con un proceso análogo de consolidación de la profesión de músico en el París de la misma época. Si tradicionalmente el músico profesional -el juglar– había sido insistentemente demonizado como parásito social e incitador de las bajas pasiones, esta época verá su ingreso en la sociedad urbana a través de las estructuras gremiales a cambio de la aceptación de unos códigos de conducta.

(más…)