Unidad 2 – La composición monódica medieval

alfonso x el sabio, recopilador de las cantigas de santa maríaLa creación musical medieval se expresó principalmente a través de la monodia (composición a una sola voz). Pese a la existencia desde el siglo XI de técnicas de notación musical bastante precisas con respecto a las alturas (no así con respecto al ritmo), en muy pocas ocasiones estas creaciones fueron escritas en el momento mismo de su concepción, entre otras razones, porque los compositores de la época fueron en su mayoría desconocedores de la notación musical.

Las fuentes escritas sugieren, más bien, que estas obras fueron creadas según mecanismos de tradición oral (memoria, transmisión) y que solo llegaron a ser puestas en notación cuando hubieron alcanzado una difusión y celebridad que justificara su recopilación en forma de cancionero.

En algunos casos (por ejemplo, en el de los trovadores más antiguos) pudo transcurrir hasta un siglo y medio entre la composición y la transcripción de las canciones. En muchísimos otros casos lo único que se transcribió fue la letra, en cuyo caso estas composiciones se habrían perdido para siempre.

Música y poesía

En la tradición oral, la poesía es inconcebible sin la música. Es decir, la poesía es siempre canción. Este fenómeno se ha mostrado con una insistente continuidad entre los mundos antiguo y medieval, con ramificaciones que alcanzan incluso a nuestros días. Las razones que explican este maridaje son muy semejantes a las apuntadas en la Unidad 1 en relación con el canto llano (memoria, amplificación, expresión), y los ejemplos abundantísimos:

  1. La poesía narrativa (o épica), cuya presencia en Occidente se extiende desde Homero hasta la balada inglesa y balcánica, el romance castellano o el corrido mexicano. Las grandes poesías épicas medievales se denominan, de forma significativa “cantares de gesta”, como es el caso del Cantar de Roldán francés (s.XI), el Cantar del mío Cid castellano (ca.1200) o el Cantar de los nibelungos alemán (s.XIII).
  2. La poesía lírica, cuya presencia en Occidente se extiende desde la poesía lírica griega (“lírico” derivado de “lira”, el instrumento con el que se acompañaba el canto de esta poesía) hasta la canción de autor contemporánea. La poesía lírica medieval ofrece numerosos ejemplos de este arte en los trovadores occitanos, los troveros franceses, las cántigas galaico-portuguesas y los Minnesänger germanos, entre otros.
  3. La poesía dramática o teatro, cuya presencia en Occidente se extiende desde la tragedia griega (que era parcialmente cantada) hasta la ópera moderna. En el mundo medieval encontramos el drama litúrgico (en latín) y los misterios medievales.

La idea de poesía (y teatro) como forma exclusivamente literaria -es decir, concebida para ser recitada o leída, pero no cantada- supone un concepto relativamente moderno cuyo origen se remonta al Renacimiento. La poesía medieval pertenece principalmente al ámbito de la memoria (tradición oral) y de la música (canto).


Autenticidad e inautenticidad en la interpretación de la música medieval

La poesía narrativa (de la cual el romance castellano es un ejemplo) se caracteriza por los largos textos y la versificación sencilla. Las melodías de la poesía épica suelen tener forma de letanía, una o dos breves frases musicales que se repiten una y otra vez. La melodías medievales nos son desconocidas porque no se transcribieron y la tradición oral se encarga de remplazarlas según el gusto de cada época y lugar.

La poesía lírica medieval (de la cual las Cántigas de Santa María son un ejemplo) se caracteriza por las formas estróficas y una versificación variada y a veces sofisticada. En muchos casos las poesías contaron con una melodía a medida, pero en muchos otros casos eran cantadas utilizando melodías ya existentes o intercambiables (contrafactum).

Algunos dramas litúrgicos medievales han seguido representándose de forma ininterrumpida hasta nuestros días, como es el caso del Misterio de Elche, ejemplo que incluye fragmentos en polifonía incorporados en el siglo XV. La tradición oral resulta en estos casos poco fiable en cuanto al contenido musical, adulterado con el paso de los siglos pese a la existencia de fuentes originales escritas.

Romance del Conde Olinos. El texto del Conde Olinos del romance interpretado aquí por el folclorista Joaquín Díaz data del s.XV. La melodía utilizada, recogida en Mojados (Valladolid), así como la armonización guitarrística son ejemplos de un gusto musical que en ningún caso podemos atribuir al siglo XV.

Cántiga de Santa María nº149 – “Fol é a desmesura” [s.XIII]. Pese a que la poesía lírica medieval es monódica y las fuentes medievales insisten en que eran cantadas sin ninguna clase de acompañamiento, los intérpretes modernos (como el grupo alemán Triskilian) rara vez resisten la tentación de añadir arreglos y armonizaciones con “sabor medieval” para hacerlas más atractivas al oyente moderno.

Misterio de Elche [s.XV]. Fragmento polifónico inserto en el drama litúrgico medieval. Resulta evidente que tanto el estilo interpretativo como el acompañamiento de guitarras que adorna las interpretaciones actuales (por no hablar de las pelucas y los disfraces) son totalmente extemporáneos.

Anónimo – Romance del Conde Olinos (s.XV). Interpretación de Joaquín Díaz a partir de una versión recogida en Mojados (Valladolid).

Cántiga de Santa María nº149 – “Fol é a desmesura” [s.XIII]. ENLACE.

Misterio de Elche – “Esposa e mare de Deu” [s.XV]. El fragmento seleccionado es el mismo que has podido ver en el vídeo situado más arriba, aunque aquí está interpretado según criterios históricos.

Lírica cortesana medieval

Estampa del siglo XIII de un trovador.El repertorio más antiguo de poesía lírica medieval no latina documentada musicalmente la constituyen los trovadores. Se trata de un arte cultivado en Provenza (sur de la Francia actual) desde el siglo XI y que llegó a convertirse en un fenómeno internacional al extenderse por toda Europa, especialmente por la Occitania francesa, Navarra, el reino de Aragón y el norte de Italia.

El trovadoresco es un género aristocrático -la mayoría de los trovadores fueron nobles; algunos, como Guillermo IX de Aquitania o Ricardo Corazón de León, reyes; y también hubo mujeres, como la Condesa de Día– y su lengua es la lengua d’Oc u occitano, próxima al catalán actual.

El arte de los trovadores se desarrolló a través de torneos poéticos llevados a cabo en las cortes provenzales y se divulgó por toda Europa gracias a los juglares, artistas populares ambulantes de baja extracción social que lo mismo cantaban que realizaban acrobacias o tocaban instrumentos.

La temática de las canciones giraba principalmente en torno al amor cortés, aunque incluyó temas muy variados, incluso de tipo político, satírico, religioso o popular. Las melodías son estróficas y tienen estructuras muy variadas, aunque la más recurrente es la denominada forma cansó (aab). El arte de los trovadores decayó durante el siglo XIII debido a la decadencia política de Occitania, sacudida por uno de los conflictos más sanguinarios de la época: la Cruzada albigense.

Como hemos dicho al principio de la unidad, los trovadores componían según la tradición oral, y las melodías y poemas debieron esperar hasta un siglo y medio antes de ser transcritos en notación. Conservamos unos 2600 poemas y cerca de 300 melodías. Aparte, conocemos la autoría de la mayoría de los poemas (unos 450 trovadores distintos), sus nombres, e incluso sus vidas, lo cual pone de manifiesto un reconocimiento artístico y social que fue negado, sin ir más lejos, a los anónimos constructores de las catedrales góticas.

El arte de los trovadores se trasladó pronto a otras latitudes y lenguas. Es el caso de los troveros, poetas líricos en lengua d’oïl (francés antiguo) que desarrollaron su actividad en el norte de Francia entre el siglo XII y principios del XIV. Los troveros acuñaron las denominadas formas fijas, como la ballade, el rondeau y el virelai, las cuales mantuvieron su primacía entre las formas profanas hasta bien entrado el siglo XV. Conservamos unos 2300 poemas troveros, unos 1300 aproximadamente con su melodía.

Las dos manifestaciones de lírica medieval en lengua no latina más importantes tras los trovadores y troveros son la lírica galaico-portuguesa y los Minnesänger alemanes. La lírica galaico portuguesa se conserva principalmente a través de las 427 Cántigas de Santa María (textos y melodías) recopiladas por Alfonso X El Sabio (siglo XIII).

Por su parte, los Minnesänger (trovadores alemanes) desarrollaron una intensa actividad en las cortes germánicas durante los siglos XII y XIII pero de ellos apenas se conservan unas pocas melodías desperdigadas en varios manuscritos del siglo XV.


Trovadores, troveros y juglares

Trovadores, troveros y juglares. En este vídeo, dos especialistas resumen algunos aspectos que rodearon la actividad de los trovadores, los troveros y los juglares. Abordan cuestiones como la lengua, la política, la sociedad, las fuentes o la interpretación.

Guillaume de Machaut – Virelai “Douce dame jolie” [s.XIV]. El virelai es una forma poética con estribillo, la más cultivada entre todas las formas troveras. Este virelai en tres estrofas trata un tema arquetípico del amor cortés, en el que el poeta adopta el rol de amante suplicante (precador), que solicita a su dama que se compadezca de él o le dé muerte para acabar con su penar.  LEER ANÁLISIS COMPLETO.

Manuscrito de Londres – Istampitta Gaetta [s.XIV]. La escasa monodia instrumental que conservamos de la Edad Media se reduce prácticamente a las 11 danzas contenidas en el cancionero trovero conocido como el Chansonnier du Roy (s.XIII) y las 19 danzas italianas recogidas en el Manuscrito de Londres (s.XIV). La istampitta consta de cuatro a siete secciones, llamadas puncta, cada una de los cuales se repite. La presente istampitta presenta cuatro punctae y presenta cadencias melódicas abiertas (en La) y cerradas (Sol).

Marcabru – “Dirai vos senes duptansa” [s.XII]. LEER ANÁLISIS COMPLETO.

Guillaume de Machaut – Virelai “Douce dame jolie” [s.XIV].

Manuscrito de Londres – Istampitta Gaetta [s.XIV].

Monodia religiosa latina

La compositora y profetisa Hildegard von Bingen (s.XII)

La compositora y profetisa Hildegard von Bingen (s.XII)

La composición monódica medieval tuvo también un importante desarrollo en el ámbito de las letras latinas. En algunos casos, las nuevas composiciones lograron introducirse en la liturgia (misa, oficio) pese a que ésta debía supuestamente mantenerse inalterada.

La forma más antigua de composición registrada es el tropo. El tropo consiste en un conjunto de segmentos de texto y música nuevos (en algunos casos, solo de texto) que se “insertan” en diversos momentos de una pieza litúrgica preexistente. Algunos tropos fueron el germen de dramas litúrgicos.

Las secuencias tienen un origen similar. El monje Notker Balbulus (siglo X) popularizó la práctica consistente en colocar textos sobre el último y extenso melisma (jubilus) con el que concluyen los Aleluya de la misa. Esta nueva “composición” se independizó muy pronto y dio a un nuevo tipo de composición que quedó incorporado al propio de la misa carolingia: la secuencia.

Los himnos son composiciones originales asociadas generalmente al oficio divino y a las procesiones. Pese a la antigüedad de los textos y la posición de los himnos en la liturgia, se cree que sus melodías pertenecen a un sustrato mucho más tardío y constituyen, de hecho, composiciones nuevas.

La importancia de las secuencias y de los himnos consiste en que reflejan a la perfección los rasgos propios de la musicalidad germánica: el estilo sencillo y directo, silábico, estrófico y diatónico, en las antípodas del elaborado estilo romano.

La afinidad del nuevo estilo reflejado por los tropos, secuencias e himnos con el sustrato etnomusical germano quedó demostrada por el hecho de que cuando Lutero fundó la liturgia protestante a principios del siglo XVI, la mayor parte de las melodías del fondo gregoriano que reutilizó procedieron precisamente de este tipo de obras o comparten sus mismas características. Ello motivó que tropos y secuencias fueran eliminados definitivamente de la misa por parte de los contrarreformistas católicos en el Concilio de Trento, al considerarlos retrospectivamente como un síntoma de corrupción de la liturgia.

La composición latina no destinada a la liturgia alcanzó igualmente un notable desarrollo y variedad. Se trata de composiciones concebidas en ambientes monásticos o empleadas en situaciones paralitúrgicas (procesiones, celebraciones, representaciones teatrales, etc.).

Destacamos entre otros el Códice Calixtino (s.XII) de la catedral de Santiago de Compostela, colección de cantos para los peregrinos jacobeos, y la abadesa Hildegard von Bingen, la compositora de monodia medieval (incluyendo trovadores y troveros) más interpretada y grabada en nuestros días, sin rival entre los compositores masculinos.


Hildegard von Bingen – “O tu illustrata” [s.XII]. Abadesa del monasterio de Rupertsberg, Hildegard destacó como mística, profetisa, médica, compositora y escritora. Escribió y compuso un variado repertorio de cantos y dramas litúrgicos para su comunidad, en un estilo caracterizado por inabarcables tesituras y un personalísimo virtuosismo.

Canto llanoIntroito “Puer natus est” con tropos [s.X-XI].

Troparium de Catania – Conductus “Natali regis glorie” [s.XII]. LEER ANÁLISIS COMPLETO.

Hildegard von Bingen – “O tu illustrata” [s.XII].

Ejercicios de la Unidad 2

9 comments

  1. Esta música encuentra su razón de ser en el texto al que acompaña para diferentes propósitos: contar hazañas, hablar de sentimientos o de religión. Al ser música muy repetitiva cobra mucho peso musical la última nota de cada estrofa ya que marca un sentido de continuación o de finalización. Vemos como esta música-poesía es una constante que recogen músicos del siglo XX como Dylan.

  2. El material de esta unidad es enormemente ilustrativo para acercarse a un tema a veces de difícil acceso. Me llama la atención cómo la armonía se trata en un segundo plano, pero también cómo la melodía es el elemento que da coherencia a las formas.

Me gustaría conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s